Proyecto Mundial de Inversión y Desarrollo Tercer Milenio (PMID3M)

Prioridad Mundial. Energía, Agua y Alimentos.

Conceptos y Fundamentos

El agua y la energía (hidrógeno elemento universal primogénito y oxígeno elemento atmosférico vital) son un binomio interdependiente, indestructible e hidroenergético.

  • Sin agua, no se transforman, optimizan ni se aprovechan las fuentes primarias de energía… El agua es energía y la energía es agua.

  • Sin energía, no se reactiva el clima ni se reproducen los ciclos hidrológicos térmico y criogénico… Todo el contenido y la conformación universal es energía.

  • Sin agua ni energía las sociedades y las naciones no trascienden… no se desarrollan Las ciudades y las poblaciones se deterioran por la escasez de estos recursos vitales

  • El agua no se puede importar. Cada país debe supeditarse a sus propios recursos… Excepto trasvases que por sus características y facilidades técnicas sean factibles.

El Mundo Actual

En el planeta HidroTerra continúa provocándose un deterioro permanente en los niveles y la calidad de vida en prácticamente todas las naciones. Hoy con una población de ocho mil millones de habitantes los recursos y las riquezas naturales disminuyen (en especial las fuentes de agua dulce y los recursos energéticos no-renovables). Esta perspectiva se complica por la los cambios climáticos e hidrometeorológicos ocasionados por el Cuarto Movimiento Astronómico: El Astro Giro Vertical (https://drive.google.com/file/d/1Dp4efYqj-dv00pgsvrtZcNNEJtB3vc_p/view)… Las principales regiones y las grandes ciudades que demandan infinidad de bienes y servicios, paulatinamente acumulan déficit por el incremento poblacional y el deterioro de los territorios urbanos, agrícolas y piscícolas, donde los países más poblados: China 1450 millones de habitantes e India: 1350 millones de Habitantes al representar el 35% de la población mundial tienen un futuro incierto.

En contraste, Rusia el país más extenso (17 millones de km2, 11.45% de la tierra emergida) con 144 millones de habitantes (1.8% de la población del planeta) podría reducirse su población por su decreciente tasa de natalidad. También otras naciones presentan bajos crecimientos demográficos  -como acontece en Europa-; o bien, altos incrementos como sucede en varias naciones de África, Asia y América, con sus grandes centros conurbanos ubicados en regiones con escasez de agua y previsibles afectaciones por la elevación de los niveles del mar. Implica, los países desarrollados están en continuo retroceso demográfico -con algunas excepciones- y las naciones intituladas en vías de desarrollo y/o del tercer mundo aumentan progresivamente su población.

Esta situación de contradicciones políticas y sociales hacen difícil lograr un uso racional y responsable de las riquezas naturales. El control, regulación, almacenamiento, administración, distribución, reciclamiento, tratamiento y conservación, en especial de los recursos hídricos y energéticos se complica. Además debido a una contaminación creciente del ambiente, el agua, el suelo, sequías, inundaciones y la deforestación-erosión, se compromete el hábitat y el destino de varias ciudades. Es decir, el porvenir de la humanidad y de cualquier modus vivendi queda en entredicho, lo cual se agrava por la persistente idolatría  monetaria -los bienes naturales tiene un precio o valor comercial-, hecho que se acentúa por actitudes de altivez y hegemonía entre países.

Tan delicada situación, motiva a ponderar medidas y soluciones a fondo, a fin de asegurar un mejor futuro con renovados planes y amplios programas de bienestar y progreso, los cuales se traduzcan en acciones y metas bien definidas, compatibles con la realidad y las necesidades mundiales. Significa, cualquier problema por complicado que sea, tendrá varias posibilidades y formas de resolverse; pero sólo existirá un planteamiento completo y definitivo dentro de una época y plazo determinado, que cumpla con las necesidades y las aspiraciones demandadas.

Considerar que de alcanzar un aprovechamiento óptimo de los recursos agua y energía -con su suficiente disponibilidad y confiable suministro-, dependerá invariablemente el desarrollo y la convivencia humana, se convierte en un compromiso ineludible e inaplazable de cada nación, de cada sociedad y de cada habitante con el planeta. La concepción y la planificación de proyectos de infraestructura hidroenergética, en particular aquellos de mayor significado y participación, deben quedar inscritos dentro de un ámbito de objetivos y realizaciones, a fin de que apoyen decididamente las acciones, los planes y los programas conjuntos de Gobiernos y Organismos Internacionales, con la estrecha colaboración de los sectores productivos, políticos y sociales.

En la actualidad y conforme transcurre el tiempo, destaca por su fundamental importancia, el recurso agua, tanto por influir en la calidad y la forma de vida de las poblaciones y sus habitantes, como por ser el elemento básico durante los procesos de transformación masiva de energéticos primarios en sus diferentes manifestaciones -refinación de hidrocarburos, energías hidroeléctrica, termoeléctrica, nucleoeléctrica, mareomotriz, geotérmica, volcánica… -.

Del cuidado y el uso correcto de los recursos hídricos superficiales y subterráneos las posibilidades para lograr el anhelado progreso, residencia permanente y posteridad del Homo Sapiens a estratos superiores energéticos-materiales serán cada vez mayores… Al disponer con menos agua en territorios desérticos y semidesérticos y en abundancia en las regiones cercanas a la desembocadura de los ríos al mar, resulta prioritario redefinir las políticas, los  acuerdos y los compromisos nacionales, a fin de asegurar la captación y la repartición equitativa del vital líquido.

… El agua contaminada con índices y en volúmenes variables -según la región o cuenca hidrológica-requiere de cuantiosas inversiones energéticas y de capital para su tratamiento y potabilización, lo cual se complica por la distribución desigual de la población y de los recursos hidráulicos. Esto exige la construcción de grandes sistemas de captación y distribución para dotación de agua, que en su mayoría operan por bombeo y, en consecuencia, consumen ingentes volúmenes de hidrocarburos transformados en electricidad y de sustancias químicas para su depuración.

Frente a este destino y perspectiva de vida, las modificaciones naturales e inestabilidad política-económica-social que se derivan por la continua reducción de las riquezas naturales, reclaman instaurar planes concretos, obras públicas de multifunciones de amplia visión y largo alcance -con objetivos claramente definidos-, las cuales faciliten crear las condiciones propicias, tanto técnicas, sociales, económicas y financieras como construir los nuevos y bien planificados centros de inversión y desarrollo del tercer milenio. Ubicados preferentemente en aquellas zonas que reúnan las mejores ventajas y cuenten sobre todo, con abundante agua y energía se podrá iniciar la urgente desconcentración de las superpobladas áreas metropolitanas del planeta, antes de que la misma carencia de recursos y servicios básicos provoque su ruina o bien conflictos entre países.

De entenderse y visualizarse así, los proyectos y las obras de infraestructura básica que apoyarán a las nuevas y modernas ciudades y poblaciones por emplazarse en las modernas Regiones de Inversión y Desarrollo Internacionales para constituir y vivir en el mundo nuevo del tercer milenio, deben ser de la mayor capacidad técnica y económica factibles, planificados bajo normas y criterios de alta producción, rentabilidad y optimización de los recursos y las riquezas naturales, a fin de crear un amplio y versátil programa mundial de progreso y coordinación ciudadana.

Este propósito permitirá integrar las aspiraciones y los programas de cada país, institución privada y organización social. Así, todo proyecto nacional y/o multinacional de inversión y desarrollo planificado por los Gobiernos y coordinados por la O.N.U., contribuirá a la consecución de las futuras ciudades. El planteamiento para construir un mundo moderno y equitativo consiste:

I. Desarrollar importantes obras públicas, que faciliten aprovechar congruentemente los ríos y los acuíferos con menor grado de contaminación mediante grandes presas de almacenamiento de usos y propósitos múltiples con eficientes sistemas de bombeo. La intención es garantizar el suministro de agua de buena calidad y en volúmenes suficientes a toda región y población.

II. Asegurar un crecimiento ordenado en los nuevos centros urbanos, parques industriales, zonas comerciales, distritos agropecuarios, de acuacultura e hidropónicos, así como la adecuada ubicación de centros energéticos conformados por refinerías, centrales termoeléctricas e industrias petroquímicas, centrales nucleoeléctricas avanzadas y seguras, sistemas de comunicación (trenes eléctricos y/o de levitación magnética de alta velocidad, hidrovías, puertos aéreos, puertos fluviales, autopistas) y demás infraestructura básica de apoyo.

III. En lo referente a los recursos energéticos, los proyectos propuestos para sustentar el mundo nuevo, producirán los combustibles y la energía eléctrica de calidad óptima. De modo que la contribución de cada obra energética resultará ampliamente competitiva, al tener in situ grandes instalaciones y equipos electromecánicos para la transformación masiva y eficiente de los combustibles fósiles, lo cual facilitará aprovechar de manera racional los recursos naturales no-renovables. Asimismo se contará con diversas centrales de energía limpia solar, eólica, geotérmica, mareomotriz, volcánicas y vanguardistas centrales nucleoeléctricas de ciclo cerrado.

IV. Para evitar acrecentar los daños medioambientales, adquiere una relevancia especial el respeto por el equilibrio hidro-ecológico e hidrológico en la planificación y construcción de la HidroTerra del tercer milenio. Por lo que estos aspectos de trascendencia vital en el futuro tanto nacional como internacional, regirán todas las actividades por realizar sin limitaciones u obstáculos.

V. Conforme a programas bien implementados que coordinen los grandes y los competitivos proyectos de infraestructura se podrán crear los medios idóneos, los procedimientos técnico-económicos y los elementos necesarios, a fin de que las autoridades de cada país promuevan ante los diversos sectores productivos e instituciones financieras, la conveniencia de localizar y construir los futuros centros urbanos, energéticos e industriales, en regiones previamente seleccionadas donde existirá abundante agua, suficiente energía limpia, versátiles vías de comunicación y segura producción de alimentos en distritos agrícolas, acuícolas y piscícolas.

VI. La obtención de estos objetivos requiere la decidida participación de los Gobiernos con la intención de otorgar las facilidades y los estímulos fiscales y arancelarios para la edificación de viviendas, creación de empleos, seguridad pública-privada, respeto a la propiedad industrial-comercial-agraria, renovados tratados y alianzas de progreso internacionales e incentivos a fin de construir la demás infraestructura complementaria, así como apoyos para los habitantes que residirán en las nuevas ciudades. Es decir, toda política debe estar supeditada, coordinada y dirigida por un auténtico y consensuado Proyecto Mundial de Inversión y Desarrollo.

VII. De esta forma comenzará realmente -bajo renovados y atractivos conceptos de prosperidad-, la activación de un proyecto mundial que beneficie a todos los países y, al mismo tiempo, se asegure la habitabilidad y el porvenir en el único planeta con vida del Universo… Al ordenarse y desconcentrarse las superpobladas zonas urbanas e industriales, los grandes, sobresaturados y contaminados centros urbanos de los continentes de América, Europa, Asia, África y Oceanía, gradualmente podrán restablecer su equilibrio y condiciones naturales. Así, al controlar su población y regular sus actividades, la calidad de vida y los servicios públicos se favorecerán.

VIII. De esta forma se evitará que tan representativos territorios y originales metrópolis de los cinco continentes, en particular las principales ciudades, los complejos industriales, los bosques tropicales, templados y fríos, las tierras de cultivo y los cuerpos de agua dulce, salabre y marina recuperen sus condiciones ideales y su equilibrio hidro-energético e hidro-ecológico, al ofrecer a la creciente población atractivas fuentes de empleo y oportunidades de progreso, en nuevas, futuristas, funcionales y bien planificadas ciudades e instalaciones fabriles-comerciales que, por lo tanto, les aseguren mejores niveles de vida en sus lugares de residencia alterna.

IX. Los propuestos Complejos de Desarrollo Urbanos-Industriales-Comerciales-Agropecuarios, al estar conceptuados y planificados en armonía y sana convivencia con la naturaleza, sin duda sus beneficios no únicamente serán para la región donde quedarán localizados, sino también para las actuales zonas metropolitanas; ya que al establecerse un dinámico y continuo proceso para disminuir la progresiva presión poblacional, el expansionismo territorial y la demanda de servicios -agua, energía, drenaje, salud, educación, empleo…- podrán reencontrar su equilibrio.

Las posibilidades de lograr los máximos resultados y concretar en su totalidad los planes y los programas que exige esta ambiciosa aspiración mundial serán mayores, si siempre prevalece una alta responsabilidad y una continua colaboración de las autoridades, el sector privado, la sociedad y los medios de comunicación, así como de la capacidad imaginativa, creativa, persistencia y decisión que asuman los poderes y asociaciones integrantes de la O.N.U., a fin de que la voluntad humana y el compromiso político de las naciones se materialice en un mundo digno y de alta prosperidad.

Planteamiento del Problema y Alternativas de Solución.

Resulta imposible coordinar de manera correcta y productiva las funciones e inversiones de una nación, en donde no existe una meta a largo plazo, clara y perfectamente definida. Para quien no sabe a dónde dirigirse, todos los caminos le parecen buenos, porque le permiten desarrollar actividades, aunque éstas no sean útiles o necesarias. Hoy, la planificación mundial consiste básicamente en entremezclar y desplazar los recursos de un lado a otro asignándoles un valor monetario para en apariencia beneficiar una región determinada pero en detrimento de otras zonas o localidades, aunado a prodigar las riquezas naturales para en apariencia mejorar el nivel de vida.

Ejemplo: Se proyecta construir un centro industrial en el puerto «X» de un país en vías de desarrollo. En ese lugar se cuenta con combustible, agua, energía eléctrica, mano de obra calificada y otros insumos de fabricación, pudiéndose tener costos bajos que además facilitarán exportar sus productos. Pero el gobierno del país desarrollado «Y», construye otro parque industrial en China por sus costos mínimos para beneficiar a sus habitantes (esfuerzo loable de su parte), y atrae diversas empresas y fábricas a ese lugar. Años después, esa nación asiática se apropia de las inversiones científicas y tecnológicas, fábrica los mismos artículos a costos inferiores pero de baja calidad e inunda los mercados con esos productos lo cual genera desempleo en los países de origen.

Los organismos e instituciones financieras acuden en su apoyo y programan sistemas de agua y redes de drenaje, gasoductos, líneas de transmisión eléctrica, caminos, a fin de activar el centro industrial en ese país asiático. Para tal efecto hace grandes inversiones económicas-energéticas, pide créditos al exterior, construye e inaugura las obras con gran reconocimiento. Resultado: Se producen los mismos artículos a menor precio, sólo que en las naciones desarrolladlas se crea dependencia e inactividad fabril y, en las naciones subdesarrolladas, se acrecienta el desempleo, la inseguridad y la pobreza. Desde luego se requieren pagar los costos derivados de las inversiones y de los créditos. Se dificulta la exportación y se complica la producción. El consumidor adquiere artículos baratos y de baja calidad, aumenta la inflación, la deuda interna-externa y los intereses.

¿Dónde estuvo el beneficio? En que los trabajadores asiáticos -donde invirtió el país «Y»- tendrán empleo en perjuicio de los trabajadores del país «X». Pero tan ciudadanos son los de «X» como los de «Y». En conclusión: ¿Qué ganaron los inversionistas y los habitantes de los demás países? Más deuda y desempleo. La comunidad mundial perdió, pues las actividades productivas se minimizaron Consumen productos chinos. Sus riquezas monetarias y naturales las intercambia por productos de menor calidad. Sus industrias se cierran. Ya no exportará ni comercializarán sus propios bienes, pues ahora hacen rico y poderoso a ese país asiático, además deben más dinero-divisas al exterior.

Este ejemplo es un caso típico de la falsedad consistente en suponer que realizar inversiones y obras por doquier y derrochar recursos económicos en actividades poco útiles (gasto social, político, especulativo, emergente, inversiones de beneficio externo…) es sinónimo de progreso. Esta situación se complica por la ejecución de obras oficiales con serias fallas de concepto y planeación.

Ante dicha perspectiva en el Proyecto Mundial de Inversión y Desarrollo Tercer Milenio (PMID3M), por subsidio se debe entender la acción de transferir innecesariamente un recurso científico, tecnológico, monetario de su lugar de origen a fin de favorecer a una nación que con el tiempo se adueña y no respeta las patentes y los derechos industriales y de autor. Traer agua de una región lejana en perjuicio de la población local -salvo aquellos trasvases que sean urgentes para evitar que grandes ciudades y regiones se arruinen, situación derivada por la pérdida de tiempo y los conceptos políticos internacionales actuales-, energía eléctrica por medio de largas y costosas líneas de transmisión, hidrocarburos a través de gasoductos, oleoductos, embarcaciones los cuales requieren ingentes consumos de energía de bombeo para dotar una ciudad y zona industrial, son ejemplos de subsidios. Sobre-extraer los recursos naturales de países del tercer mundo para mantener los altos niveles de vida en naciones industrializadas son subsidios ilegales.

El subsidio de un recurso, asocia un gasto de inversión y un gasto de explotación y mantenimiento. El país que efectúe mal uso de sus recursos y riquezas potenciales, abusando e inventando subsidios, violará las leyes de la economía y estará siempre en desventaja frente a otras naciones que los apliquen de modo inteligente. Implica, lo barato a posteriori asocia altos costos energéticos-monetarios para el consumidor y aparente riqueza al fabricante-vendedor…

El dinero no es la fortuna de las naciones ni de sus habitantes. La auténtica riqueza son los recursos naturales que con creatividad se aprovechan y transforman para el progreso de la humanidad.

En la actualidad, las políticas de planeación y programación oficiales, consisten en tratar de abastecer un mercado o una nueva zona, al traer hacia ellos todos los elementos necesarios como: agua, electricidad, petróleo, gas, sin importar que se subsidia a esas naciones a expensas de otros países. Si alguien solicitase energía eléctrica, gas y agua para instalar una industria en la cima de una alta montaña, seguramente se le negaría, pues el costo de proporcionar servicios en aquel lugar, además del uso irracional de los recursos, gravaría sobre el resto de los consumidores.

Pero nadie, hasta ahora, se opone con decisión y firmeza a que se suministren dichos servicios, no a uno, sino a miles de industrias en diversos países. El excesivo y creciente costo de los bienes y servicios gravitan sobre todas las naciones, lo que origina infinidad de alteraciones y desequilibrios económicos. A la fecha residen en HidroTerra 8000 millones de habitantes, la mayoría viviendo en las sobrepobladas ciudades donde ya no existe espacio para más habitantes. No se puede brindar trabajo, alojamiento, seguridad, empleo. Las políticas de los Gobiernos, no detienen el movimiento de la población hacia esas metrópolis, más bien lo propician al concentrar u ofrecer beneficios, servicios básicos y financieros, industrias, dependencias de gobierno, organismos públicos y privados, instituciones educativas, de salud, residencia para emigrantes que buscan seguridad…

Los graves problemas del centralismo, conurbación y hacinamiento persisten ante la falta de decisiones importantes; convirtiéndose en una situación angustiosa y crítica, que dificulta mejorar la calidad y el nivel de vida en casi todas las naciones. El caso más evidente y de urgente solución son las grandes ciudades y zonas metropolitanas, en donde la incontrolable presión poblacional y consecuente expansión territorial, amenazan con colapsarlas. Con la finalidad de medianamente cubrir las demandas y los servicios se gastan ingentes cantidades monetarias en forma poco útil y productiva; que debido a las políticas vigentes internacionales, se transforman en un presupuesto-subsidio insostenible y oneroso, en particular en los países en vías de desarrollo.

Asimismo, los problemas se diversifican por la falta de agua, dispendio energético y contaminación atmosférica-ambiental, limitaciones que se tratan en forma equivocada frente a los cambios climáticos asociados al Astro Giro Vertical, pues únicamente se piensa en soluciones a corto plazo y se desdeña que estas modificaciones medioambientales -en esencia- son de origen natural-astronómico. Es de suponer, que con aumentar un poco las extracciones de agua y reducir su distribución se lograrán algunos ahorros y reciclados del vital líquido se compartirán -con los nuevos habitantes que se incorporan-, los recursos que precariamente se disponen en el planeta.

Con infraestructura insuficiente, en sus límites de operación y disminuyendo su vida útil, así como crecientes inversiones energéticas y de capital para el control, tratamiento y potabilización del agua para evitar graves daños a la salud pública, que al combinarse con pandemias, el deterioro de bosques, tierras de cultivo y los consumos excesivos de energía, crea una expectativa mundial preocupante y de incertidumbre. De no impulsarse acciones de amplia visión, integrales y de largo alcance para reordenar el hábitat del planeta, cimentado en obras de infraestructura bien conceptuadas, planificadas, competitivas y de calidad, los beneficios previstos en las nuevas eras económicas y de cooperación, pueden ser esporádicos y restringidos, lo que hará más dependiente y vulnerable a la humanidad a los cambios climáticos y a los conflictos por el agua y la energía.

Sin parcialidades y sin sofismas, es inaplazable reflexionar y revisar el destino en el único planeta con vida del inconmensurable Universo y analizar las diferentes alternativas e iniciativas, que por su viabilidad y contribución consensuada permitan resolver los problemas a fondo y con sentido realista con lo cual se tendrá una respuesta convincente y responsable a las siguientes preguntas:

  • ¿Se dispone del agua y la energía de calidad para apoyar el desarrollo futuro en HidroTerra?

  • ¿Dónde residirán, trabajarán, alimentarán… los tres mil millones de habitantes que se sumarán en el presente siglo? Esto suponiendo que el índice demográfico tiende a estabilizarse, aunado a que por el deterioro de vida en varias ciudades, un alto porcentaje de la población emigrará.

  • ¿Dónde quedarán las industrias, las fábricas, las empresas, los comercios, los negocios, los centros de educación, las instituciones de salud, los centros urbanos, agropecuarios, acuícolas que surgirán de los compromisos adquiridos por la mundialización-diversificación de las economías, derivada de los convenios y acuerdos internacionales firmados entre las naciones?

  • ¿Dónde se construirán los grandes, competitivos, confiables y productivos proyectos y obras de infraestructura básica e hidroenergética y qué características tendrán?… Como son obras hídricas de propósitos múltiples -dotación de agua, electricidad, control de inundaciones, irrigación… -, los centros energéticos, parques eólicos y solares, modernas centrales nucleares de ciclo cerrado… entre otras obras que urgentemente se requieren.

Varios países por fortuna tienen en la desembocadura de sus principales ríos y estuarios marinos, zonas con relativa densidad de población que cuentan con abundantes recursos hidroenergéticos. Entonces para hacer asequible un nuevo y gran mundo compartido, es necesario construirlo en aquellas zonas que cuenten con: a) recursos hídricos de buena calidad; b) energía, combustibles y electricidad en cantidades suficientes; c) mejores condiciones de vida y ambientales; d) ventajas para la salud y de hábitat para la población; e) consumo económico de especies marinas; f) vías y sistemas de comunicación eficientes; g) aprovechamiento óptimo de las riquezas naturales…

De acuerdo a la información existente y los estudios-proyectos generales efectuados se infiere que se cuenta con recursos hidroenergéticos para la mayoría de los habitantes del planeta -sólo como nivel de referencia-, lo cual da una idea de la cantidad de agua en las partes bajas de la cuenca de los grandes ríos, que en muchos casos retorna al mar casi sin ningún uso. Esto significa que resulta conveniente construir y actualizar las distintas obras de multifunciones -energéticas, hidráulicas, de comunicaciones, agropecuarias- recomendadas para sustentar a las actuales y futuras ciudades, complejos industriales, comerciales y agropecuarios, tanto para aprovechar de manera productiva y congruente los valiosos recursos agua y energía, como para transformar lo que ahora es una situación socialmente crítica en las principales metrópolis, con sus crecientes problemas para satisfacer la demanda de servicios en una auténtica posibilidad de prosperidad.

El desafío que implica es formidable. El hecho de abandonar arraigadas costumbres de vivir en las actuales y sobresaturadas zonas metropolitanas será muy difícil de lograr, pero recordemos que se inicia la conformación de un mundo nuevo, moderno para todos los habitantes, lo cual requerirá ciudades dignas, funcionales, limpias, sin contaminación ni problemas de hacinamiento, tránsito, basura, inseguridad, con renovadas posibilidades de vida y convivencia. Es decir, un planeta con amplias perspectivas de progreso y bienestar para cualquier habitante sin importar su status social.

Proyectos y Obras de Infraestructura Multinacionales

 Aún cuando en el planeta se disponen de magníficas regiones para construir el Mundo del Tercer Milenio pueden considerarse sólo aquellos territorios que cumplen con los propósitos fundamentales de planificación internacional para emplazar las modernas metrópolis. Al reunir excelentes condiciones y características técnicas, económicas, sociales y medioambientales, las actuales urbes y complejos industriales-agropecuarios reducirán y controlarán la asfixiante presión demográfica… Esta directriz evolucionará en excelente apoyo para accionar los planes mundiales de ordenación.

Proyecto Mundial de Inversión y Desarrollo Tercer Milenio (PMID3M)

Continente *

Países y Regiones

Enlace a los Principales Proyectos y Obras de Infraestructura Hidroenergética 1

América

Área: 42293000 km2

 

 

Sistema Hidroenergético de Norteamérica

Canadá, Estados Unidos

y México

https://drive.google.com/file/d/17Augb-W0jjkhH7NJBrTcYVFy1eZVhJNy/view

Entidades de Estados Unidos Oeste

Estados de California,

Nevada y Arizona

http://blog.friasgroup.com/2014/07/17/aeropuerto-lax-ii-libramiento-alexa-frias-y-snake-zmla/

Obras de Infraestructura Básica

Proyecto de País

México Tercer Milenio

www.energywatertm.com y www.blog.friasgroup.com

Proyecto Hídrico Río Paraná-Patagonia-Punta Arenas

Argentina Centro-Sur

y Chile Sur

Acueducto Río Paraná-Patagonia-Estrecho de Magallanes de 2550 km para derivar 2000 m3/s (en preparación)

Europa

Área: 9938000 km2

 

 

Proyecto Multinacional

Germánico-Latino

Alemania, Holanda, Luxemburgo, Francia, España y Portugal

https://drive.google.com/file/d/1OUk1tpJGkQ3rOkeRHKZJQ1iE85yDeetd/view

Asia

Área: 44579000 km2

 

 

Proyecto NOAH-JJCA

Mar Caspio-Mar Aral-Mar Muerto-Golfo Pérsico

Rusia, Kazajstán, Ubezquistán, Irán, Iraq, Siria, Arabia Saudita, Jordania, Líbano, Palestina, Israel, Kuwait, Bahréin, Qatar y Emiratos Árabes Unidos

http://blog.friasgroup.com/2014/07/17/aeropuerto-lax-ii-libramiento-alexa-frias-y-snake-zmla/

África

Área: 30065000 km2

 

 

Proyectos RDC-Matadi, Bangui, RDC-RAC, Zambia, Zimbabwe, Mozambique, Botsuana, Namibia y Sudáfrica.

África. Energía y Agua

Trasvases e Hidroelectricidad para casi todas las naciones del Continente Africano.

http://blog.friasgroup.com/2016/06/01/africa-energia-y-agua-water-and-energy-for-africa/

http://blog.friasgroup.com/wp-admin/post.php?post=86&action=edit

Oceanía-Austral

Área: 7687000 km2

 

 

Proyecto Binacional Papúa Nueva Guinea-

Australia

Acueducto Austral (Trasvase de 3000 m3/s). Papúa Nueva Guinea-Australia Oriental-Sureste

http://blog.friasgroup.com/2019/01/19/proyectos-internacionales-de-infraestructura-hidroenergetica-y-vial/

Proyectos Internacionales 2

 

 

 Fábricas Frias

Hídricas (FFH)

Agua, Electricidad e Hidrógeno para los Cinco Continentes

https://drive.google.com/file/d/1cIO0XvU_RK0LKTy1opwfLRwXX1c5nNIu/view

Proyectos y Obras Hidroenergéticas

y Viales

África, América, Asia,

Europa y Oceanía

https://drive.google.com/file/d/1RSoeETVoOPrIjXv8AWz9RNxnL1N_pXjK/view

Energía Cinética. Alta Producción Hídrica

Energía Limpia y Renovable

para los Cinco Continentes

http://blog.friasgroup.com/2014/02/28/energia-cinetica-frentes-hidrocineticos/

Energía Volcánica.

Generación Endógena

Aprovechamiento de la Abundante Energía Geotérmica-Volcánica

http://blog.friasgroup.com/2014/03/08/energia-y-actividad-volcanica-proyectos-geotermoelectricos-pgts/

Energía Nucleoeléctrica.  Producción de Vanguardia Energética

Centrales Nucleoeléctrica de Ciclo Cerrado. Hidrógeno-Helio-Hidrógeno

https://drive.google.com/file/d/1yJtVkA7Gjzyb0zvcQ7MO2Rbf1PkXjce2/view

*Área de HidroTerra: 510 066 000 km2. Océanos: 361 419 000 km2 (71%). Corteza Emergida: 148 470 000 km2 (29%). La Antártica esta deshabitada (13 209 000 km2).

1 En los enlaces electrónicos se presentan las principales características, funciones y objetivos de los proyectos y las obras de infraestructura básica e hidroenergética que se recomiendan para contribuir a construir la moderna HidroTerra del Tercer Milenio. Al estar conceptuados, planificados, programados y coordinados con altos índices técnico-económicos permitirán asegurar en varias regiones y naciones el suministro de abundante agua limpia y energía renovable.

2 Los Proyectos Internacionales propuestos en los cinco continentes, también participarán ampliamente a complementar la demanda de agua, energía eléctrica, combustibles, vías de comunicación y la confiable producción de alimentos en diversos países. Además se prevén construir y desarrollar diversos puentes para intercomunicar importantes regiones multinacionales.

Las regiones multinacionales seleccionadas y las diversas obras de infraestructura básica, hidroenergéticas, así como los vanguardistas conceptos e innovadores planteamientos que distinguen a las Fábricas Frias Hídricas, los Frentes Frias Hidrocinéticos, la Energía Volcánica, las Centrales Nucleoeléctricas de Ciclo Cerrado (Hidrógeno-Helio-Hidrógeno) y los diversos sistemas viales asociados se caracterizan por tener coeficientes energéticos y técnico-económicos cercanos al máximo. Asimismo, todo el conjunto de proyectos y planteamientos están considerados para aportar los mayores beneficios a cada país. Desde luego, la prioridad es el suministro seguro y confiable de agua de la mejor calidad, el uso responsable de los recursos y riquezas energéticas tanto no-renovables como renovables para asegurar un superior nivel de vida mundial.

Así, el propuesto, conveniente, integral y extenso Proyecto Mundial de Inversión y Desarrollo Tercer Milenio (PMID3M), al ser una directriz multinacional alterna para garantizar la posteridad y la trascendencia de todos los seres vivos de HidroTerra, en especial del Homo Sapiens, quien con los lineamientos y los objetivos de éste proyecto, tendrá renovadas expectativas y oportunidades para evolucionar hacia el Homo Universus. Para alcanzar dicha meta, resulta imprescindible dejar la idolatría monetaria, conservar y optimizar las riquezas naturales, inhibir sumisiones por lo virtual y lo electrónico, así como hegemonías entre pueblos y naciones para alejar conflictos mundiales.

Reflexionar que en todo este contexto internacional, la O.N.U. debe adquirir el compromiso y la responsabilidad para proyectar y hacer asequible la moderna convivencia internacional (en la actualidad son más de 200 países con 8000 millones de habitantes), a fin de proteger la inaplazable dotación de agua, de energía, de alimentos, vías de comunicación…, mediante la promoción, coordinación y construcción de los proyectos de infraestructura integrantes del PMID3M, además de otros esenciales requerimientos internacionales de propósitos prioritarios como la educación, la salud, la seguridad, el respeto medioambiental, las equitativas relaciones multilaterales, lo cual permitirá concretar los anhelos y los objetivos de cada nación y de todas sociedad de HidroTerra.

El futuro se visualiza en el horizonte humano. Con renovada mentalidad política… Con la decidida participación y coordinación de la O.N.U… Con modernos planteamientos económicos… Con plena voluntad internacional… Sin duda el PMID3M será realidad.

Ing. Manuel Frias Alcaraz

manuelfrias@mexicotm.com

www.blog.friasgroup.com

https://www.energywatertm.com/

www.mexicotm.com

HidroTerra Superior. Homo Universus

Valle de México. Enero de MMXXIII

© Proyecto de País México Tercer Milenio. Documentos, Planes, Programas y Proyectos.


 


Acerca de este Artículo