México Tercer Milenio. Política y Programa de Acción

Ante la prevaleciente situación y realidad nacional, es urgente conformar, planificar y desarrollar un país moderno y equitativo, con renovados horizontes de progreso para los actuales y futuros mexicanos. Por lo que se presenta a consideración de los sectores público, privado y social, el siguiente, conciso y bien conceptuado programa de propuestas y acciones, sustentado en los alcances y objetivos del Proyecto Nacional México Tercer Milenio:

Propuesta No.1

Avanzar del concepto tradicional de plan sexenal, a un dinámico programa de gobierno de amplia visión y largo alcance. Para su entera consecución se requieren vínculos directos y una misma meta, entre las dependencias y organismos públicos con la iniciativa privada y la sociedad, aunado a destinar parte importante de la inversión gubernamental y privada a proyectos y obras de infraestructura bien planificados y programados, situados en aquellas zonas que cuenten con abundante agua y energía; recursos cada vez más estratégicos y vitales en el futuro mundial.

Destaca el hecho, que este proyecto nacional al estar conceptuado y elaborado para ejecutarse con acciones y en etapas subsecuentes, asegurará programas de obras públicas correctamente estructurados para las siguientes Administraciones; con lo cual, habrá continuidad para reactivar y expandir la economía mediante el trabajo y las actividades productivas. Asimismo se dará un impulso definitivo a las regiones preferenciales de desarrollo para construir el México del tercer milenio, enriqueciéndose sus funciones y alcances de acuerdo a la evolución y desafíos en el país.

 Propuesta No.2

Las setenta obras de infraestructura que integran el Proyecto de País México Tercer Milenio, al estar planificadas con criterios y normas de optimización de recursos naturales, económicos y financieros, asegurarán proyectos rentables e inversiones competitivas, como presas para abasto de agua, electricidad, riego, control de inundaciones, piscicultura, turismo, navegación; modernos centros energéticos formados por refinerías, plantas termoeléctricas y petroquímicas; funcionales vías de comunicación -trenes eléctricos, autopistas, canales de navegación, puertos interiores, aeropuertos-, grandes distritos agropecuarios, piscícolas, acuícolas e hidropónicos. Esto facilitará ordenar y regular el crecimiento en las principales ciudades y regiones al lograr:

  1. Descentralizar para reducir la superpoblación y distribuir mejor las actividades y el empleo.
  2. Desconurbar para evitar se arruinen y conviertan en regiones inhabitables e ingobernables.
  3. Descontaminar para restablecer la calidad y el nivel de vida así como el equilibrio-entorno natural.

De modo que los habitantes de las áreas metropolitanas, en especial de México, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Toluca, Tijuana y las regiones Lerma-El Bajío y La Laguna, al contar con renovadas expectativas de desarrollo en modernos centros de población, más oportunidades de empleo en nuevos parques industriales y áreas comerciales, alimentos producidos en modernos distritos agropecuarios, piscícolas y acuícolas, eficientes vías y sistemas de comunicación…, todo traducido en un limpio ambiente y proyectado en armonía con la naturaleza, harán realidad la reordenación-descentralización del Valle de México y de otras insignes zonas urbanas e industriales del interior.

Propuesta No.3

Conformar los Complejos de Desarrollo, por localizarse en seis regiones costeras que disponen con abundantes recursos hidráulicos y energéticos -tres en el Golfo de México y tres en el océano Pacífico-; condición indispensable para afrontar mejor, los previsibles problemas internos y externos por el uso y control del agua y la energía. La población por residir en cada complejo es sólo indicativa; la tendencia, es que se estabilice a 150 millones de mexicanos para mediados del siglo XXI.

Complejo del Pacífico Noroeste Con sus subregiones: San Felipe-Santa Clara-Puerto Peñasco; Bahía Kino-Guaymas y Huatabampo-Topolobampo se recomienda para ordenar el crecimiento de la península de Baja California y los estados de Sonora, Chihuahua-oeste y Sinaloa-norte. Con capacidad para suministrar agua a 30 millones de habitantes, sus obras básicas son: Proyecto Mareomotriz Montague, el Plan Hidráulico del Noroeste Siglo XXI, presas Batahui y Huajura sobre los ríos Yaqui y Mayo, así como la modernización de las principales presas, distritos de riego y centrales hidroeléctricas en operación. Su centro energético quedará localizado en la parte sur-poniente de la isla Tiburón.

Complejo del Pacífico Occidental Región costera comprendida desde el sur del puerto de Mazatlán, Sinaloa hasta el extremo norte de la bahía de Banderas, Nayarit, alterno para descentralizar el área conurbada de Guadalajara, la zona Lerma-El Bajío y los estados del centro-occidente. Con recursos hidráulicos suficientes para abastecer a 85 millones de habitantes, sus principales proyectos son: Ixcam, Nayarit, así como el desarrollo de nuevas ciudades lacustres, parques industriales, hidrovías, trenes eléctricos, distritos agropecuarios y acuícolas y el centro energético Litigu, Nayarit.

Complejo del Pacífico Sur      Zona costera entre los puertos de Acapulco, Guerrero y Escondido, Oaxaca, propuesto para descongestionar las áreas metropolitanas de la región central: Distrito Federal y los estados de México, Puebla, Morelos, Hidalgo y Tlaxcala. Con agua abundante y de buena calidad para dotar a 150 millones de habitantes, sus principales proyectos son: Papagayo-La Parota y Ometepec en el estado de Guerrero, Verde-Atoyac en el estado de Oaxaca; y el centro energético Potosí-Zihuatanejo, Guerrero. Este complejo tiene prioridad ante la urgencia para reordenar el Valle de México.

Complejo del Golfo Centro y Norte   Con sus subregiones: Río Soto La Marina-Puerto Altamira para descentralizar la zona conurbada de Monterrey, Saltillo y La Laguna; Tamiahua-Nautla y Veracruz-Alvarado, como otras importantes alternativas para desconcentrar el Altiplano oriental y la región central hacia el Golfo de México, podrá garantizar suficiente agua y energía para 145 millones de habitantes. Entre sus obras se mencionan: el sistema TzenValle-Monterrey-Golfo Norte (Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila); Canal Interoceánico de Tehuantepec con su diversas presas-esclusas; los trenes eléctricos de alta velocidad (Costero de doble vía y Transístmico de diez vías entre Salina Cruz-Coatzacoalcos); los puertos interiores Matamoros, Villahermosa y Tenosique y los centros energéticos Rancho de Piedra, Tamaulipas; Punta El Morro, Veracruz y Minatitlan II, Veracruz.

 Complejo del Sureste  De las veintisiete grandes obras de infraestructura que lo integran, la actualización del sistema hidroeléctrico del río Grijalva y las ubicadas en la cuenca del río Usumacinta: Sistema UsuTulha y los Proyectos Quetzalli, Pico de Oro, Huixtan I, Huixtan II, Jattza y Nance, situadas en Chiapas, aportarán 11700 Megawatts y generarán 40500 millones de kilowatts·hora -equivalentes al 31% y 20% con respecto a los mismos conceptos en el ámbito nacional-, además de apoyar a los otros Complejos de Desarrollo como a los actuales centros urbanos e industriales, agregar millón y medio de hectáreas a la agricultura y ser estratégicos y confiables almacenamientos de agua dulce y energía, tendrán una contribución destacada para incorporar a Chiapas, Tabasco, Veracruz-sur, Oaxaca-oriente, Campeche, Quintana Roo y Yucatán a la nueva era de desarrollo del país.

Propuesta No.4

Proyectos por iniciar en la Administración 2012-2018 Los presupuestos de inversión energéticas y de capital para las siguientes quince obras de infraestructura se estimaron en forma general, con base en costos representativos de proyectos similares. Con respecto a las obras hidráulicas recomendadas para las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey, es evitar que alguna de estas dinámicas zonas conurbadas se arruine por la falta, contaminación y los conflictos por los usos del agua, y sus efectos dañen severamente a la nación. El tiempo promedio de ejecución será de tres a cinco años:

Zona Metropolitana del Valle de México. Desarrollar el proyecto Chauzingo-Amacuzac-Valle de México para resolver a fondo y en definitiva el suministro de agua en la principal región política, económica y social del país; obra que al estar coordinada con los programas de desconurbación nacional, alejará para siempre presagios de catástrofes en el Valle de México, derivados por la alta concentración poblacional-urbana-industrial y la sobre-extracción de su riqueza natural más valiosa, el agua subterránea. La inversión aproximada es de 125,000 millones de pesos.

Valle de México. Nuevo Aeropuerto Internacional Benito Juárez II, Tlaxcala e Hidalgo (56,250 millones de pesos) Por ubicarse a 16 kilómetros al oriente de Calpulalpan, reúne condiciones idóneas para evitar la expansión urbana en la región norte-noreste del Valle de México y, al mismo tiempo, quede eliminada la contaminación por la actividad aeroportuaria en la ciudad de México. Es importante señalar, que con las alternativas situadas al norte (Zapotlán de Juárez-Tizayuca y El Caracol-Texcoco), los problemas de centralización, conurbación y contaminación se agudizarían peligrosamente, lo cual involucraría mayores subsidios y desequilibrios naturales en la cuenca endorreica del Valle de México.

Lago de Chapala (56,250 millones de pesos) Las alteraciones en la cuenca del río Lerma que comienzan con las transferencias del vital líquido hacia el Valle de México, más los usos crecientes del agua en las ciudades de Toluca, Querétaro, Celaya, Irapuato, Salamanca, León, Zamora, La Piedad, Sahuayo…, complicadas por la grave contaminación de aguas negras y sustancias nocivas, tornan poco halagador el destino del Lago de Chapala y su vasta zona de influencia. El proyecto Itzícuaro-Chapala-Guadalajara localizado en la cuenca Balsas-Tepalcatepec, trasvasará-suministrará abundantes caudales de agua fresca para devolver la magnificencia al mayor lago natural de México y, al mismo tiempo, asegurar el abasto del vital líquido en la ciudad de Guadalajara y zona conurbada.

Sistema TzenValle-Monterrey-Golfo Norte (106,250 millones de pesos) Formado por grandes obras de infraestructura básica -presas de multifunciones, centrales hidroeléctricas, embalses, distritos agrícolas, acueductos, plantas de bombeo, vías de comunicación- garantizará en Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila una vida y porvenir mejor, con lo cual se reafirmará la unidad del noreste con la República. Además, dotará de agua y energía en calidad y cantidad suficientes al Complejo de Desarrollo del Golfo Norte y a las principales ciudades de la región; donde las zonas conurbadas de Monterrey y Saltillo dispondrán con agua para siete y dos millones de habitantes.

Centro Energético Potosí-Zihuatanejo (37,500 millones de pesos) Situado a 17 kilómetros al sureste del puerto de Zihuatanejo, tendrá como propósito adicional, apoyar ampliamente a las refinerías y centrales termoeléctricas de Tula y Salamanca, frente a las restricciones actuales y futuras, tanto ambientales como por la disponibilidad de agua de enfriamiento. Producción: refinería 600000 barriles diarios con la mayor capacidad del complejo petroquímico asociado, y su central termoeléctrica con 3000 Megawatts para generar 20000 Gigawatts·hora

Proyecto Ixcam, Nayarit (8,750 millones de pesos) Esta conveniente obra, propuesta oportunamente durante la construcción del proyecto hidroeléctrico Aguamilpa, a fin de mantener un proceso continuo de los trabajos concernientes al Plhino Siglo XXI y optimizar las cuantiosas inversiones, además de consolidar y aumentar la producción hidroeléctrica regional, impulsará las acciones para reordenar Guadalajara, El Bajío y los estados del centro-occidente. Para activar el Plan Hidráulico del Noroeste en su parte sur se requiere construir la presa de derivación Ixcatan sobre el río San Pedro Mezquital, que se localizará a 20 kilómetros al este-noreste de la población Ruiz para trasvasar sus aportaciones al río Acaponetra e iniciar los trasvases al noroeste.

Proyecto de Usos Múltiples Papagayo-La Parota, Guerrero       (11,250 millones de pesos) Por su atractiva ubicación -30 kilómetros al noreste del Puerto de Acapulco-, este necesario proyecto se recomendó hace varios años para establecer en el Pacífico sur, un nuevo modelo de desarrollo que facilite descongestionar el centro del país. Hoy, al no aprovecharse las aportaciones del río Papagayo, sus importantes beneficios se pierden (abasto de agua, generación de electricidad, control de inundaciones, turismo, navegación, piscicultura, riego) y tener que sustituir cada año su generación de energía eléctrica con el consumo de 2.6 millones de barriles de combustóleo.

Proyecto Hidroeléctrico Verde Atoyac, Oaxaca (31,250 millones de pesos) Dentro de la planificación del Complejo de Desarrollo del Pacífico Sur, representa la obra de infraestructura de mayores dimensiones y generación. Situado aguas abajo de la confluencia de los ríos Verde y Atoyac, dispondrá con una potencia de 2400 Megawatts para producir 5400 millones de kilowatts·hora por año. Asimismo por sus funciones, consolidará las bases para ampliar o bien impulsar nuevos centros urbanos, industriales, comerciales y agropecuarios en las costas de Oaxaca, los cuales contarán con suficiente agua y energía para garantizar su correcto crecimiento.

Proyecto Binacional Boca del Cerro, Chiapas-Tabasco y Guatemala (62,5000 millones de pesos) Localizado a 9.5 kilómetros al suroeste de Tenosique, su construcción es muy recomendable tanto por su generación hidroeléctrica: 17400 kilowatts·hora por año -representará el 67% de la actual producción hidroeléctrica- como para alcanzar entre México y Guatemala un uso eficiente y congruente de los recursos energéticos que comparten. Tendrá una función prioritaria en la frontera sur para impulsar el desarrollo industrial-comercial-turístico y ser importante vía de navegación. También facilitará la interconexión con los países centroamericanos, así como para derivar, irrigar y abastecer de suficiente agua a la península de Yucatán, mediante un río-canal de 350 kilómetros -más sus ramificaciones-, con lo cual podrán incorporarse extensos terrenos a las actividades agropecuarias.

Hidrovía Villahermosa-Chiltepec-Dos Bocas, Tabasco (6,250 millones de pesos) Con la intención de aumentar los beneficios del proyecto binacional Boca del Cerro se sugiere convertir la ciudad de Villahermosa en un versátil y estratégico puerto interior, a fin de impulsar definitivamente al sureste, comunicando a la capital del estado de Tabasco con el Golfo de México por medio de un canal de navegación de 59 kilómetros. Las industrias y comercios por situarse a lo largo de su trayecto, crearán múltiples oportunidades de empleo productivo y aportarán divisas para apoyar al país a lograr su autosuficiencia financiera.

Proyecto Mareomotriz Montague Baja California Norte y Sonora (18,750 millones de pesos) Localizado a 125 kilómetros al sureste de Mexicali, aprovechará las grandes mareas que ocurren en la desembocadura del río Colorado para producir electricidad. Su importante embalse-marisma, aportará una serie de beneficios a la región (agua, parques industriales y comerciales, turismo, piscicultura, acuacultura, navegación), así como fuentes de trabajo. Destaca el hecho, que su presa-dique de 48 kilómetros, además de controlar la constante erosión ejercida por el mar y proteger de la salinización al distrito de riego del valle de Mexicali, será una vía terrestre alterna que acortará el recorrido entre Sonora y el sur de la península de Baja California.

Centro Energético Minatitlan II, Veracruz (43,750 millones de pesos) Este estratégico centro de transformación masiva de energéticos primarios, por localizarse aguas arriba de la refinería Lázaro Cárdenas, consistirá de una refinería para 720000 barriles diarios y una central termoeléctrica con 3000 Megawatts que generará 20000 millones de kilowatts·hora, complementado con la construcción de nuevas plantas petroquímicas e industrias de gran capacidad se convertirá en el centro energético insigne de las industrias petrolera y eléctrica, tanto por el ahorro y uso eficiente de la energía como por optimizar los cuantiosas inversiones de capital y energéticas.

Distrito Agrícola Río Tacotalpa-Río Candelaria, Tabasco y Campeche (31,250 millones de pesos). Esta importante y estratégica región tropical, rica en lagunas, sedimentos, pantanos y manglares, podrá incorporarse a la alta producción de alimentos que con urgencia demanda el país. Al quedar controlados los principales ríos que desembocan en la planicie costera, mediante las obras de infraestructura recomendadas, apoyadas por una funcional red de drenes y canales de navegación, las constantes inundaciones que en la actualidad impiden aprovechar tan excelentes tierras se traducirán en fundamento importante para garantizar nuestra independencia de alimentos. Con millón y medio de hectáreas agrícolas, sus extensos pastizales para la ganadería y múltiples estanques acuícola y piscícolas, lo convertirán en el más productivo distrito agropecuario de México.

Ferrocarril de Alta Velocidad del Golfo (37,500 millones de pesos) Este tren de levitación magnética o eléctrico de doble vía de 1750 kilómetros por circular desde Matamoros, Tamaulipas hasta Chetumal, Quintana Roo, más sus empalmes, ramales, puentes y pasos a desnivel, enlazará los actuales y futuros centros de población, agrícolas e industriales del sureste con los modernos Complejos de Desarrollo del Golfo Centro y Norte, así como con el posible ferrocarril eléctrico Valle de México-Querétaro-San Luis Potosí-Monterrey. Al combinarse con las hidrovías de Tabasco, los puertos interiores de Villahermosa, Tenosique y Matamoros, el tren transístmico de diez vías y el canal interoceánico de Tehuantepec (288 kilómetros integrados con sistemas de presas-esclusas y cauces rectificados para salvar un desnivel de 200 m), garantizará un alto grado de comunicación en el Golfo de México.

Ferrocarril Transístmico de Diez Vías (37,500 millones de pesos) Este versátil tren electrificado o de suspensión magnética de alta velocidad para la transportación masiva de contenedores entre los puertos de Salina Cruz, Oaxaca y Coatzacoalcos-Laguna del Ostión, Veracruz, con recorrido de 258 kilómetros en un tiempo promedio de dos horas, prevé la construcción de dos túneles, así como puentes y pasos a desnivel. De requerirse se agregarían dos vías para el transporte exclusivo de pasajeros (en total el ferrocarril transístmico tendría diez vías; cinco de ida y cinco de regreso) y agilizar-diversificar así la comunicación terrestre entre el Océano Atlántico y el Océano Pacífico. Con cuatro amplias y versátiles terminales ferroviarias-marítimas -dos en el Golfo de México y dos en el Océano Pacífico-, facilitará la coordinación e intercomunicación con el futuro canal interoceánico para agilizar y expandir el comercio mundial. Estas convenientes y modernas vías de comunicación, al contribuir a enlazar a los continentes de América, Europa, Asia, África y Oceanía, harían del istmo de Tehuantepec el principal puente terrestre y marítimo del planeta.

Propuesta No.5

Con esa inversión para el Sexenio 2012-2018 estimada en 670,000 millones de pesos o 53600 millones de dólares (similar a la actual y creciente deuda de los Pidiregas, mucho menor a las pérdidas provocadas por convulsión que afecta-desprestigia a México -alrededor de 150,000 millones de dólares-, equivalente a los daños causados por el ciclón Katrina -55,000 millones de dólares- en Nueva Orleáns y zonas aledañas de Luisiana y Mississippi en Estados Unidos de América y del orden del 30% de las reservas-divisas de papel del Banco de México) traducida en aplicar 111,667 millones de pesos en promedio anual, a fin de aumentar el patrimonio nacional por medio de actividades productivas, trabajos útiles-constructivos, generación de riqueza traducida en infinidad de empleos dignos-remunerativos la economía será más activa y competitiva con beneficios y aportaciones mejor distribuidos

Propuesta No. 6

El Proyecto de País México Tercer Milenio, al ser en esencia un concepto-fundamento para construir una República Nueva, planificada con acciones, planes y programas coordinados, subsecuentes y de largo alcance, elevará la calidad y el nivel de vida de los mexicanos de ahora y siempre. Para fortalecer y diversificar sus directrices, objetivos y beneficios se recomienda su incorporación en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos reformándose los artículos 25, 26 y 90. México, exige hoy más que nunca, de un renovado espíritu y unidad nacional. Con una Administración Pública eficiente, equilibrada, dinámica y Líneas de Responsabilidades correctamente definidas, el dañino triángulo corrupción-ineptitud-impunidad se reducirá y, la consecución de los programas oficiales, se concretará… El Plan Nacional de Desarrollo al evolucionar conforme a planteamientos-soluciones de fondo y en ideales que eviten imitar, adecuar y traducir formas ajenas, aunado a una economía al servicio y a los intereses de la nación, avanzará-resurgirá como un amplio-auténtico Proyecto de País.

Ing. Manuel Frias Alcaraz

Autor del Proyecto de País México Tercer Milenio 

www.mexicotm.com www.blog.friasgroup.com  manuel.frias@mexicotm.com

México, D.F. Octubre de 2012

© Documentos, planos, programas y figuras de México Tercer Milenio (nacionales e internacionales) están registrados y protegidos ante Derecho de Autor.

 


Acerca

Categorias