CRIOENERGIA. Energía Superfría-Obscura. Fuerza Suprema Universal

CrioEnergía Concepto y precepto innovador que define a la energía obscura y superfría, la cual envuelve al universo, ocupa el inmenso vacío interplanetario e intergaláctico y hace posible la vida en la Tierra, al conservar a bajas temperaturas la corteza y la zona inferior de la atmósfera. Por sus funciones de supremacía, control, regulación e integración energético-material, sería la quinta fuerza fundamental que gobierna, coordina e interrelaciona a las cuatro fuerzas básicas interiores: Gravitacional, Electromagnética, Nuclear Fuerte y Nuclear Débil; hecho que permitiría entender fenómenos de trascendencia cósmica y su evolución. Al mismo tiempo, sería una alternativa competitiva y de múltiples alcances y beneficios para iniciar una nueva era de desarrollo mundial.

CE 1a

Esta fuerza de dimensión superior que protege, determina el equilibrio y las condiciones físicas de sistemas solares y espaciales, sería una capa energética nítida, densa y sumamente helada, que por sus funciones y características lograría consolidar y diversificar la Teoría del Campo Unificado. De acuerdo a este innovador concepto y ampliada prospectiva de la composición y función estelar se reordenarían los criterios y preceptos físicos en vigor, al afirmarse que el estado energético rector en el universo, no es la radiación -calor y luz- ni las fuerzas interiores fundamentales sino la CE.

Por consiguiente, en el oscuro y frío espacio la fuerza o interacción que hace factible su existencia y lo mantiene en un estatus permanente e irrepetible sería la CE, tanto en su interior como en su exterior. Esta energía minimizada por contraponerse a la energía calorífica asegura un ciclo cerrado, eficiente y continuo para la transformación, conservación y movimiento de todo cuerpo o elemento espacial, sin ocasionar ningún tipo de residuo y pérdida. Entre sus funciones y ventajas sobresalen:

•   El frío conserva y concentra la materia y la energía; el calor las consume y las dispersa.

   El frío, al ser la energía rectora del enorme y oscuro espacio, evita que el universo estalle o se desintegre; el calor transforma la materia y la energía hasta que se consumen y enfrían.

   El frío hace posible el desarrollo de la vida. En la Tierra su presencia en la parte superior de la litosfera impide que el agua oceánica se evapore y, en las capas inferiores de la atmósfera, el vapor de agua se condense, forme las nubes y se precipite nuevamente a tierra.

   A temperaturas muy bajas la materia y la energía adquieren propiedades físicas óptimas. Los metales se tornan superconductores, ante la nula resistencia durante la conducción de energía eléctrica; no así por métodos térmicos, donde el calor residual significa pérdidas en la transmisión de electricidad, consumo de combustibles, motores, turbogeneradores…

•   De cumplirse la correlación calor-frío los campos magnéticos se alterarían en circunstancias extremas. En un superconductor, los electrones de un metal -plata, cobre aluminio…- casi se paralizan por las bajas temperaturas y los electrones de la corriente eléctrica fluyen libremente, sin colisiones. Si este principio se extiende a los campos magnéticos que se producen, es probable que los fenómenos de atracción y repulsión se neutralicen. Es decir, los campos y ondas magnéticas no se supeditarían a los principios de un imán, sino la constitución cósmica haría que las fuerzas magnéticas se transformen en campos eléctricos.

Por lo que el reto es mirar más adelante de lo conocido y establecido, a fin de tener la imaginación y sensibilidad hacia la consecución de una era sustentada en la quinta y superior energía fundamental

Referente a la Tierra, al tener las funciones y características de un inmenso imán (su núcleo, que esta constituido por hierro y níquel, en su parte interior es sólido por la excesiva presión a pesar de las altas densidades y temperaturas -6 700º C- y en su parte exterior es líquido) y comportarse como un dinamo por las corrientes de convección y fricción asociadas al movimiento de rotación, se producen los campos magnéticos. Por lo mismo, el esférico núcleo sólido -centro de la Tierra- al girar a menor velocidad y la parte externa líquida del núcleo al rotar a mayor velocidad se comporta como un superpotente generador, lo cual amplifica los campos magnéticos que se reflejan hacia el exterior y transforman a la litosfera en un enorme condensador-acumulador de energía eléctrica.

Todos estos fenómenos interiores de convección, asincrónicos y materia sólida, líquida y gaseosa en movimiento, con densidades y conductividad diferentes, deben aliviar la presión y temperatura para impedir que la Tierra estalle Para eliminar este riesgo existen en la corteza fisuras o respiraderos por donde emerge el magma mezclado con gases. Este antiguo e interminable proceso volcánico formó la actual corteza terrestre y continua en menor grado creando la cubierta superior de la Geosfera.

En la atmósfera, el calor remanente emana por la abertura que cíclicamente aumenta de tamaño en la capa de ozono -20 a 40 km. de altura-, ubicada sobre la parte central de la Antártica y en la zona inferior de la Estratosfera. Lo superfrío de la corteza, la superficie y el aire de esa congelada región (se estiman por debajo de -90º C) al combinarse, inducen la licuación-adelgazamiento de la capa de ozono, suscitándose el escape del calor residual natural y el producido por la actividad humana. Esta energía calorífica se recicla en la Ionosfera y retorna a las capas bajas de la atmósfera como CE.

Dichas ventilaciones naturales (volcánica y de extracción) garantizan que el ambiente en la Biosfera sea el apropiado para la vida; al evitarse por un lado, que el excesivo calor endógeno pueda destruir el planeta y por otro, que en tierra el clima sea demasiado caliente. En contradicción, en la Antártica sus heladas temperaturas subterránea, superficial y aérea restringen el ciclo hidrológico, pero sus glaciales contienen el 75% del agua dulce mundial, lo cual comprueba el poder y rectoría de la CE.

De modo que la corteza terrestre, al caracterizarse por la complejidad de sus estructuras -en los continentes se forma básicamente por rocas sedimentarias, metamórficas y plutónicas y, bajo los océanos, por rocas basálticas-, su enfriamiento y composición es esencial para conservar el agua en estado líquido. Desde luego, el desplazamiento continental -hacia el noreste- y el ensanchamiento del fondo marino que ocurren en la profunda zona de transición llamada Astenosfera -situada en el límite del Manto Inferior donde la materia parcialmente fundida actúa como un lubricante-, también contribuye a liberar energía cinética, aunque en ocasiones provoca severos y catastróficos sismos.

Esa conjunción de fenómenos e interrelaciones naturales, representadas por las fuerzas cósmicas fundamentales interiores, en especial las interacciones gravitacional y electromagnética, resultan claves para aprovechar, conforme a otra visión y mentalidad, la abundante, reciclable e inacabable electricidad almacenada en la corteza. Para logar su viabilidad se requiere:

   Así como la CE es la fuerza que controla, regula y rige el universo, su presencia a una escala considerablemente menor se manifiesta en la Tierra para dar viabilidad a la vida.

   La corteza terrestre, que se divide en las capas superior o continental-granítica e inferior u oceánica-basáltica, con un espesor promedio de 80 km. y por sus condiciones fisiográficas  -rígida, rocosa y fría- impide que el agua de la Hidrosfera (subterránea y superficial) se evapore por las altas temperaturas provenientes del interior de la Tierra.

   En la atmósfera el proceso es similar. Al concentrarse en los primeros 6 km. la mitad de su masa y con temperaturas ordinarias que oscilan entre -40º C y +50º C, crea las condiciones para la vida. De modo que en la Troposfera se condensa el mayor volumen de vapor de agua y al enfriarse se precipita a tierra como lluvia, nieve o granizo cargado de energía eléctrica. Por supuesto existen formaciones nubosas extraordinarias en la Estratosfera

   Al tener una temperatura promedio a nivel del mar de 15º C y disminuir hasta alcanzar una temperatura mínima de -80º C a una altitud de 80 km. y después elevarse a temperaturas de 1200º C en la Exosfera, propicia el ambiente idóneo para que el vapor de agua proveniente de los océanos y cuerpos de agua continentales se condense y retorne a tierra; evitándose así, que el gas caliente continúe ascendiendo y escape de la zona inferior de la atmósfera.

Es decir, la fisiografía de la sólida y fría corteza terrestre que impide la evaporación del agua de la Hidrosfera -océanos, acuíferos, glaciales, lagos, ríos, manantiales- y el equilibrio termodinámico en los primeros 80 km. de la atmósfera, además de establecer las condiciones para la preservación, desarrollo y evolución de la vida terrestre, constata que la CE es la energía fundamental y sublime del universo, no obstante que la radiación solar en la Tierra -calor y luz-, es el concepto básico de las prevalecientes formas de vida y que lo muy frío (como la Antártica) es sinónimo de lo inhóspito.

CE 2a

De acuerdo a los principios y preceptos que involucra la CE, hacen imprescindible estimar y analizar su enorme potencial energético para utilizarlo en satisfacer o bien en complementar un alto porcentaje del consumo mundial de energía y, simultáneamente, emplearlo como combustible de alto poder criogénico, limpio y económico: Esto se traduciría en ahorrar recursos no-renovables y contribuiría a  distender las relaciones internacionales por la escasez y control de los hidrocarburos.

En consecuencia, el objetivo y meta central es cómo extraer, aprovechar y transmitir la energía eléctrica almacenada en la corteza terrestre para usos urbanos, industriales y agropecuarios. Este desafío requiere aplicar los conceptos y fundamentos de las fuerzas interiores, en particular la interacción electromagnética. De tal manera que el subsiguiente planteamiento de la CE sería:

   El interior de la corteza funciona como un gigantesco condensador, donde la placa cercana a la superficie es carga negativa y la placa por encima de la discontinuidad de Mohorovicic es carga positiva. La rotación y traslación terrestre, hacen que la placa inferior estimule una carga de signo inverso a la placa superior produciéndose una corriente eléctrica circundante.

   La alteración en los desplazamientos del núcleo interior sólido y exterior líquido se traduce en un potente generador natural que induce y forma una estructura electromagnética con líneas eléctricas de corriente directa en el sentido de rotación de la Tierra (del oeste al este) y con líneas magnéticas orientadas respecto a su eje de inclinación (sur-norte-sur).

•   En la atmósfera las circunstancias son parecidas. Con una composición del aire semejante desde el nivel del mar hasta los 90 km., reúne excelentes condiciones para la conducción de electricidad. Las placas de este condensador aéreo, son la superficie terrestre -carga negativa- y la zona inferior de la Ionosfera -carga positiva-, aunado a que por los movimientos de la Tierra se generan mareas atmosféricas como las oceánicas. Este fenómeno, que también ocurre dos veces al día, contribuye a la ionización atmosférica.

   La Ionosfera, donde la temperatura en su parte inferior es de -80º C y de 1 200º C a los 640 km. de altitud, al ionizarse por la radiación solar (lluvia de electrones, rayos ultravioleta y X…) funciona como un acumulador y conductor gaseoso de electricidad. Así, entre los 60 km. y los 115 km. es el intervalo que presenta las mejores características para transmitir energía eléctrica, aunque la corteza terrestre brinda mejores ventajas por su accesibilidad.

Por lo que la CE, sería el fundamento y directriz central para aprovechar de manera intensa y masiva la energía almacenada y confinada en la corteza y atmósfera terrestre, tanto por sus ventajas electromagnéticas que reducen o bien eliminan las pérdidas energéticas inherentes a los procesos térmicos convencionales como por sus cualidades de permanente disposición y abundancia.

De valorarse y aceptarse a la CE como la quinta y suprema interacción fundamental se daría un trascendente avance para estudiar, analizar y aprovechar varios fenómenos cósmicos y terrestres desconocidos, propósito que ampliaría los programas internacionales de cooperación, exploración y colonización espacial Frente a esta perspectiva resulta oportuno evaluar las siguientes interrogantes:

1          ¿Es correcto considerar a la CE como una energía-fuerza fundamental suprema y universal?

 Con otra visión y mentalidad para apreciar y acceder a modernos conceptos de la energía y la materia se eliminarían los estigmas y adjetivos negativos que generalmente se asocian al frío: muerte, oscuridad, inanición, misterio y se entendería que, sin este estado energético no habría vida en la Tierra y, el universo, estaría en riesgo constante de estallar. La presencia y existencia de la CE, resulta primordial para la perfección, el control y evolución de todo lo conocido y desconocido.

 2         ¿Los principios y lineamientos físicos vigentes son aplicables o sería necesario actualizarlos?

 Aún cuando las causas y efectos principales son los mismos entre el calor y el frío -sólo que en sentido contrario y con intervalos de temperatura, presión y volumen diferentes- se requieren nuevos preceptos y modernos criterios físicos para sustentar y convalidar las funciones y finalidades de la CE. Por supuesto, en esta naciente era de la ciencia y la tecnología, es conveniente establecer de la forma más sencilla, práctica y directa los conceptos de la quinta fuerza fundamental, a fin de no complicar su comprensión, aceptación y aplicación, en especial en la industria eléctrica y como combustible. Con investigaciones bien orientadas y definidas, podrían vencerse retos y resolverse los problemas implícitos para no generar ambigüedades y objeciones que detengan su desarrollo.

 3          ¿Existiría interés, infraestructura y disponibilidad de las instituciones de investigación?

 Toda innovación o cambio es motivo de imaginación, creatividad, dedicación, voluntad y esfuerzo. Subestimar o descalificar a priori propuestas que no surgen de instituciones de prestigio, además de ser poco ético y profesional, no daría oportunidad de intervenir y participar en cuestiones y decisiones fundamentales para el bienestar y progreso de la humanidad. La CE, de comprobarse y valorarse sus ventajas y beneficios, instauraría las bases para iniciar una moderna revolución y conversión industrial, desplazando a segundo término el uso y consumo de combustibles fósiles, aunado a que contribuiría a conciliar aspiraciones e intenciones políticas, económicas y sociales.

 4          ¿Sería posible extraer y aprovechar la energía almacenada y renovable de la litosfera?

Los conceptos de sentido común que definen a la CE, deben traducirse en usos prácticos para satisfacer las necesidades de energía, donde la industria eléctrica mundial por la creciente demanda y reducción sucesiva de los hidrocarburos tendrían prioridad. Las corrientes eléctricas en la Tierra son de tipo continuo, uniformes y fluyen respecto a su rotación -de occidente al oriente-. Conforme aumenta la profundidad-espesor de la corteza, la temperatura desciende y adquiere mayor conductividad eléctrica, características que definirían los sitios o regiones subterráneos idóneos para la extracción de electricidad, así como los métodos electromagnéticos por emplearse. Por lo tanto, será necesario ampliar las investigaciones geofísicas y desarrollar equipos e instalaciones electromecánicos de alta tecnología, a fin de definir el uso potencial e intensivo de la energía fría.

5          ¿La conductividad de la corteza y la atmósfera harían factible transmitir energía eléctrica?

Otra aplicación práctica y útil para aprovechar las características físicas de la CE terrestre, sería su capacidad para conducir electricidad en alta tensión y a grandes distancias, lo cual repercutiría en importantes ahorros de tiempo, energéticos, económicos y materiales. Al mismo tiempo se evitarían afectaciones, indemnizaciones e inconformidades sociales, inseparables a las obras tradicionales. De ahí que sus prerrogativas se establecerían en suprimir torres, cables, aisladores y obras de apoyo por la eficiente conductividad terrestre. También el estado frío de la energía, que reduce la resistencia al flujo eléctrico y optimiza los campos electromagnéticos, facilitaría aprovechar caudalosos y distantes ríos, así como importantes y estratégicos estrechos marinos, al no construirse costosos sistemas de transmisión de energía eléctrica. Así, con imaginación, creatividad, decisión, equipos e instalaciones de vanguardia, esta conveniente posibilidad sería una realidad.

 Ante esta sui generis y prometedora revolución de progreso integral, el planteamiento expuesto debe cimentarse en la correcta conjunción, aceptación, aplicación y divulgación de esta energía del futuro que por siempre estará presente en la Tierra. Para cumplir con las propuestas principales que sustentan a la CE, a continuación se sintetizan sus conceptos y preceptos esenciales:

CE Universal. Supremacía y Control. Apreciar su fundamento y concepción como la existencia del mismo cosmos y cualquier modo de vida conocido, la coloca en un sitio privilegiado. Formada por un denso y superfrío vapor traslucido que envuelve al universo y ocupa el vacío astronómico, sus funciones de control y regulación de la transformación y cambio energético-material, garantiza la existencia y posteridad universal, al impedir que el consumo y calor residual de las estrellas-soles se disipe y pierda, el cual al enfriarse-condensarse por la acción y composición de la CE se recicla en nuevos cuerpos celestes. Como si fuese un inmenso ciclo hidrológico terrestre pero energético

CE Terrestre. Litosfera y Atmósfera. Con un espesor equidistante entre la corteza y la parte inferior de la atmósfera de 80 km. la energía fría impide que grandes volúmenes de agua se evaporen de los océanos o escapen de la atmósfera. En la atmósfera la presencia de la CE comienza a pocos kilómetros de altitud, pues si la temperatura fuese muy fría desde la superficie, el vapor de agua generado por la radiación no ascendería, no se formarían nubes, ni se precipitaría agua dulce y energizada a tierra. Esta vital variación, además de crear las condiciones para la vida, evita que el vapor de agua escape más allá de la Estratosfera y se realice con precisión el ciclo hidrológico.

CE Eléctrica y Magnética. Extracción y Transmisión. La velocidad asincrónica del sólido núcleo interior respecto del líquido núcleo exterior de la Tierra, origina campos magnéticos que al interactuar con los campos eléctricos de la corteza, producen potentes y perdurables fuerzas electromagnéticas que traspasan los límites de la atmósfera y la protegen de partículas energéticas provenientes del Sol y del espacio. Esta propiedad facilitaría transmitir en alta tensión y en corriente directa -de preferencia en el mismo sentido de la rotación terrestre- la fuerza electromotriz para mover los equipos e instalaciones electromecánicas industriales y haría posible el transporte e intercambio de potencia y energía entre naciones y continentes sin necesidad de infraestructura convencional, aprovechando que las cortezas subterránea y submarina actúan como conductores.

De cumplirse los planteamientos básicos para cimentar y empezar una nueva era de desarrollo energético e industrial, la CE adquiriría la supremacía terrestre-universal que le corresponde. A fin de tener un nivel de referencia con los procesos termodinámicos tradicionales, a continuación se presenta una comparación de la energía fría con las principales características de la energía térmica:

Concepto                                 CrioEnergía                                    TermoEnergía
Estatus 1                      Predominio Universal (71%)               Fuerzas Internas (29%)
Temperatura                Cientos de grados bajo cero                Millones de grados sobre cero
Función                       Conservación Energética y Control       Energía Calorífica e Iluminación
Eficiencia                    Sin Pérdidas                                        Calor y Luz Residual
Estado                         Superfría y Oscura                             Candente y Brillante
Presencia 2                   Espacio, Atmósfera, Corteza              Solar, Cinética, Nuclear, Biomasa
Investigación               Incipiente Desarrollo                          Muy Avanzada
Índice Energético        Cercano al Máximo                             Entre 20% y 60%
Impacto Ambiental     De Mínimo a Nulo                              Contaminación, Sobrecalentamiento
Transformación                      Ciclo Cerrado                        Consumo Material y Energético
Aplicación 3                Similar a la TermoEnergía                  Todo Uso y Transformación Actual
Extracción 4                Células de Absorción y Conversión      Radiación, Combustión, Hidráulica
Disponibilidad            Diversificada y Renovable                    Escasez de Hidrocarburos
Economía                    Alta Rentabilidad y Participación         Especulación, Carestía, Hegemonía

1 La distribución energética cósmica sería proporcional a la superficie que ocupan el agua y la tierra.

2 La CE se ubica en todo el universo y en la Tierra. Los combustibles fósiles en rocas sedimentarias.

3 Entre los primeros usos de la CE estarían: Producción y Transmisión Eléctrica y Viajes espaciales.

4 El proceso de conversión de la energía fría en electricidad sería parecido a las celdas fotovoltaicas,

sólo que en lugar de captar la radiación solar la energía superfría se absorbería por contacto directo.

CE 3a

El potencial energético que ofrece la CE, la convierten en un objetivo preferencial de investigación y desarrollo. La declinación de las reservas de hidrocarburos, el control y la especulación que ejercen los grandes consorcios petroleros para definir las políticas de compra-venta de energéticos, fomenta un ambiente internacional tenso e incierto que puede derivar en peligrosos conflictos.

Sin dilación y sofismas, los organismos, instituciones y centros de inversión y negocios, ya sean públicos y privados como internacionales y nacionales, deben conjuntar acciones y programas para enfocar los conceptos científicos, tecnológicos y económicos hacia un propósito y meta general que garantice encontrar, establecer y promover el aprovechamiento masivo y extensivo de la CE.

Contar con energía eléctrica casi en cualquier lugar del planeta en forma económica y segura, instauraría una identidad, respeto y compaginación plena de la humanidad con la naturaleza.

Esta aspiración, permitiría utilizar en un futuro próximo la CE a fin de acceder a una nueva época de crecimiento y sustitución de combustibles fósiles en la industria eléctrica para afrontar mejor los problemas que se avecinan por la limitación progresiva del petróleo y gas natural. Las Centrales Crioeléctricas (CCE) y la Transmisión Sin Infraestructura Convencional (TSIC) serían sus primeras aplicaciones prácticas y productivas. Asimismo, las exploraciones y viajes espaciales tendrían un exponencial avance como consecuencia de contar con suficiente y abundante combustible criogénico. Estos usos primarios no son imaginarios o inalcanzables, la CE los haría una realidad.

La CE que pacientemente espero al hombre para tener su lugar y valor real, llega por fin el momento para reconocer su superior dimensión en la construcción de un moderno y renovado mundo… En nuestro planeta, la inalterable coordinación entre la CrioEnergía y la TermoEnergía se traduce en una energía intermedia y equilibrada; que por sus conceptos y fundamentos, adquiere una función vital y decisiva para conservar el agua en estado líquido y el aire respirable en su superficie.

La CrioEnergía representa un oportuno planteamiento de innovación e investigación Sus conceptos, aunque contrarios a la energía tradicional, son sencillos y prácticos como la misma naturaleza. Si la energía es luz y calor u oscuridad y frío, su aplicación coordinada se concretaría en mejores formas de vida. Por lo que su conquista y aprovechamiento integral exige audacia, creatividad y decisión de gobiernos, sociedades y organismos mundiales para reestructurar a fondo el futuro de la humanidad.

Ing. Manuel Frías Alcaraz

México, D.F. Septiembre de 2005.

www.friasgroup.com

© Documentos, planos, programas y figuras de México Tercer Milenio están registrados y protegidos ante Derecho de Autor.

Inglés-English: http://blog.friasgroup.com/2013/04/02/cryoenergy-ce/

Nota: Como consecuencia de que Yo informé con suficiente antelación a diversas instituciones internacionales de ciencias e investigación de la supremacía de la CrioEnergía (CE) en el Universo, el Premio Nobel de Física 2011 se otorgó a científicos de EE.UU. y Alemania por sus aportaciones e investigaciones que constataron la presencia-existencia de la CE. En la comunidad cinetífica se conoce a la CE como la Energía Fría y Obscura…


Acerca

Categorias