CrioEnergía-Cavitación Circular-Implosión Concéntrica. Hidrometeorología

Ciclón 5aLluvias Inducidas, Concentradas y Distribuidas

Resulta imprescindible comprender en su plena dimensión y significado a la Crio-Energía (CE), energía fría y obscura. Su concepto omnímodo, así como su supremacía y omnipresencia en el Universo y en la Naturaleza, permitirá ampliar el progreso y desarrollo humano. Es decir al descender desde la fría frontera externa del cosmos al sistema solar y concordar los principios de lo infinito e inaccesible con lo conocido y posible de explorar-visitar, crea tal situación, que al entender y relacionar los fenómenos siderales y su expresión en las cuatro fuerzas físicas fundamentales interiores, además de la suprema CE, facilitaría la instauración de nuevas alternativas de aprovechamiento de las fuentes originales de energía y materia, que para fines prácticos resultan inacabables.

El planeta Tierra al tener las características de un inmenso imán (su núcleo, que está constituido por hierro y níquel, en su parte interior es sólido por la excesiva presión a pesar de las altas densidades y temperaturas -6 700º C- y en su parte exterior es líquido) y comportarse como un dinamo por las corrientes de convección y fricción asociadas al movimiento de rotación-cavitación circular, se producen los campos magnéticos. Por lo mismo, el esférico núcleo sólido -centro de la Tierra- al girar a menor velocidad y la parte externa líquida del núcleo al rotar a mayor velocidad se comporta como un súper-potente generador, lo cual amplifica los campos magnéticos que se reflejan hacia el exterior y transforman a la litosfera en un enorme condensador-acumulador de energía eléctrica.

Ahora bien, en la atmósfera el calor remanente emana por la abertura que cíclicamente aumenta de tamaño en la capa de ozono -20 a 40 km. de altura-, ubicada sobre la parte central del Continente Antártico y en la zona inferior de la Estratosfera. Lo frío de la corteza, la superficie y el aire de esa congelada región (se estima por abajo de -90º C) al combinarse, inducen la licuación-adelgazamiento de la capa de ozono, suscitándose el escape del calor residual natural y el producido por la actividad humana. Esta energía calorífica se recicla en la Ionosfera y retorna a las capas bajas de la atmósfera como CE. Con esas ventilaciones naturales (volcánica y de extracción) se garantiza que el ambiente en la Biosfera sea el apropiado para la vida; al evitarse por un lado que el excesivo calor endógeno pueda destruir al planeta y por otro, que en tierra, el clima sea demasiado caliente.

CCEnergía 2

De modo que la corteza terrestre, al caracterizarse por la complejidad de sus estructuras -en los continentes se forma básicamente por rocas sedimentarias, metamórficas y plutónicas y, bajo los océanos, por rocas basálticas-, su enfriamiento y composición resulta esencial para conservar el agua líquida. Desde luego, el desplazamiento continental -hacia el norte- y el ensanchamiento del fondo marino, que ocurren en la profunda zona de transición llamada Astenosfera, -situada en el límite del Manto Inferior, donde la materia parcialmente fundida actúa como un lubricante-, también contribuye a liberar energía cinética, aunque en ocasiones provoca catastróficos sismos. Para establecer la viabilidad de la CE se requiere evaluar y reflexionar en lo siguiente:

  • Así como la CE es la fuerza que controla, regula y rige el Universo, su presencia a una escala considerablemente menor se manifiesta en la Tierra para hacer factible la vida.
  • La corteza terrestre, que se divide en las capas superior o continental-granítica e inferior u oceánica-basáltica, con un espesor promedio de 80 km. y por sus condiciones fisiográficas -rígida, rocosa y fría- impide que el agua de la Hidrosfera (subterránea y superficial) se evapore por las altas temperaturas provenientes del interior de la Tierra.
  • Implica, el excesivo calor endógeno, al quedar confinado en las capas internas de la Tierra: Núcleos interior, Núcleo exterior, Mantos inferior y Manto exterior, permite que la corteza terrestre sea protegida de las altas temperaturas por un eficiente aislante llamado Discontinuidad Sísmico de Mohorovicic y poder conservar así, el agua en su estado líquido.
  • En la atmósfera el proceso es similar. Sólo que por su división en varias capas: Troposfera, del nivel del mar hasta una altitud de 16 km.; Estratosfera entre 16 y 50 km.; Mesosfera de 50 a 80 km.; Ionosfera o Termosfera entre 80 y 640 km. y la Exosfera de 640 a 9 600 km., la temperatura del aire varia en las partes bajas para facilitar la formación de las nubes (por la acción de la CE el vapor de agua se enfria-condensa).
  • Al concentrarse en los primeros 6 km de la Tropósfera la mitad de su masa atmosférica (aire y vapor de agua) y con temperaturas ordinarias que oscilan entre -30º C y +50º C, crea las condiciones idóneas para la vida. De modo que en la Troposfera se condensa el mayor volumen de vapor de agua y al enfriarse se precipita a tierra como lluvia, nieve o granizo cargado de energía eléctrica. Por supuesto existen formaciones nubosas extraordinarias en la Estratosfera que alcanzan los 56 km. de altitud.
  • Al tener una temperatura promedio a nivel del mar de 15º C y disminuir hasta alcanzar una temperatura mínima de -80º C a una altitud de 80 km. y después elevarse a temperaturas de 1200º C en la Exosfera, propicia el ambiente idóneo para que el vapor de agua proveniente de los océanos y cuerpos de agua continentales se condense y retorne a tierra; evitándose así, que el gas-vapor caliente continúe ascendiendo y escape de la zona inferior de la atmósfera, como seguramente sucedió en el planeta Marte.
  • Esta cualidad y perfección física atmosférica, garantiza que los ciclos hidrológicos criogénico y térmico se cumplan con regularidad y exactitud y, que al mismo tiempo, el volumen de agua en la Tierra -sus cuatro estados físicos: gas, líquido, sólido y plasmático- sea la misma cantidad desde la existencia del planeta.

Desde luego, la interrelación de la CE con la Termo-Energía (TE) en el planeta Tierra y en el Universo, origina varios fenómenos terrestres y espaciales. Entre los más significativos sobresalen la similitud y la forma espiral-circular de vórtices celestes como galaxias, constelaciones, hoyos negros… y naturales como ciclones, huracanes, tornados… Ambos fenómenos guardan proporción y equidad de origen, donde la energía gravitatoria y los movimientos de rotación-traslación, al combinarse con los intercambios y variaciones energéticos, generan impresionantes acumulaciones-cúmulos de fotones-cuantos de energía y vapor de agua sometidos a enormes variaciones de temperatura y presión, provocándose la cavitación circular e implosión concéntrica.

CE 2a English

Al tener en cuenta que la energía fría y oscura representa alrededor del 70% del Universo, hacen de la CE una fuente energética inagotable. Al conjuntarse con la energía brillante y candente simbolizada por la TE, crean un horizonte de desarrollo energético infinito. El desafío consiste y se circunscribe a su aprovechamiento allende de las fronteras humanas-terrestres. De emplearse celdas de absorción solares y celdas de acumulación criogénicas, así como procedimientos de cavitación envolvente para generar un encapsulamiento permanente y lograr que las naves espaciales se desplacen a grandes velocidades con plena seguridad (lo equivalente al centro-ojo de un ciclón interior inmerso en una espiral espacial) harían viable los futuros viajes interplanetarios.

Un aspecto primordial para afrontar las alteraciones hidrometeorológicas asociadas al Astro Giro Vertical (AGV), así como entender la formación de devastadoras perturbaciones meteóricas que en época de tormentas de verano-otoño e invernales afectan extensas regiones -en particular el Hemisferio Norte- y cómo reducir su dinámica energía-fuerza cinética concentrada en fuertes vientos e intensas precipitaciones -lluvia, granizo, nieve- es lo concerniente a la cavitación espiral y/o circular. Desde luego este espectacular fenómeno físico originado por variaciones instantáneas de temperatura y presión es conveniente aprovecharlo para inducir y concentrar importantes formaciones de nubes sobre aquellos territorios que padecen escasez de agua y recurrentes sequías.

Es importante precisar que la energía-fuerza real centrípeta origina la fuerza-energía aparente centrífuga. Estas fuerzas energéticas, al conjuntarse y coordinarse con las diferencias y variaciones de presión y temperatura generan la cavitación-implosión circular en el Universo y curvilínea en la Tierra, se infiere que los movimientos entorno a cualquier núcleo-centro de baja presión, sea de una galaxia, constelación, estrella; o bien, de un ciclón, tornado, anticiclón son de rotación y traslación, complementados por desplazamientos de precesión y verticales.

Asimismo, es necesario destacar que el gas más abundante después del aire en la atmosfera es el vapor de agua, el cual envuelve de manera esférica y tiene prácticamente el mismo espesor y función del aire-masa atmosférico. Ambos compuestos vitales, al contener los elementos: Hidrógeno y Oxígeno en proporción perfecta e inalterable, son la esencia, proyección y devenir de la humanidad para asegurar su trascendencia cósmica-terrestre. Implica, el Homo Sapiens y todo ser viviente, al respirar-exhalar aire y vapor de agua combinados purifican a cada instante su organismo. Por supuesto al emanar bióxido-dióxido de carbono originado por la combustión interna del Hombre, plantas y animales, este gas se reprocesa y recicla dentro de la masa atmosférica aire-vapor de agua.

Entonces, el desafío consiste en utilizar y concentrar una porción del inmenso volumen de vapor de agua atmosférico para propiciar su condensación y precipitación en aquellas zonas con déficit de lluvia y humedad. Este objetivo se lograría conforme a las cualidades, principios y funciones de la CE y la cavitación-implosión circular para generar vórtices. Significa, las regiones desérticas y semidesérticas -frias y calientes caracterizadas por falta de agua-; o bien, zonas en situaciones de emergencia dañadas por prolongadas sequías y/o sobre-extracción de agua subterránea, tendrían posibilidades de contar con el vital líquido para asegurar su desarrollo.

Ante esta perspectiva, los fenómenos físicos asociados a la CE permitirán reproducir y propiciar necesarias lluvias en áreas terrestres afectadas por sequías y alteraciones climáticas. Para su activación-consecución se requiere:

1.   Estimular la formación de nubes en función con la temperatura y presión en la parte superior de la Tropósfera para favorecer la concentración y enfriamiento del vapor de agua a esas altitudes, hecho que provocaría la precipitación de agua líquida y/o sólida. Implica, este proceso atmosférico inducido sería análogo a la formación de los vórtices tropicales-polares que se originan en la superficie de los océanos.

2.   Desde luego este proceso para imitar lo natural, demanda conocimiento pleno de los movimientos y condiciones del ambiente meteorológico, a fin de propicia la acumulación del vapor de agua y la consecuente formación de nubes, las cuales al desplazarse según los vientos dominantes -entre 6 km y 10 km de altitud- llovería en áreas urbanas y campestres con altos requerimientos de agua.

3.   En dicho proceso de incitación, el concepto físico e innovador de la cavitación-implosión circular, fenómeno natural productor de los movimientos astronómicos y terrestres derivados de la diferencia de presión y temperatura, adquiere una función y sitio fundamental en la recirculación de los vórtices de vapor de agua, que al conjuntarse con el control ejercido por la CE, se asegurarían lluvias constantes, distribuidas y controladas en regiones específicas y/o en definidos centros urbanos-agrícolas.

4.   Sin duda, la estimulación de lluvias aprovechando las valiosas ventajas de la CE y la cavitación-implosión circular en los estratos superiores de la Tropósfera, simboliza un desafío sui generis para tratar de solucionar a fondo y en definitiva la escasez de agua en zonas preseleccionadas de la Tierra.

5.   Por lo que imitar lo mejor posible de cómo la Naturaleza reproduce los ciclos hidrológicos térmico y criogénico, facilitará disponer con abundante agua en zonas terrestres desérticas y semidesérticas. Por ejemplo en México sería en su zona central, noroeste, norte y noreste, áreas que cuentan con extensas tierras pero con recursos hidráulicos limitados. Por lo mismo y en condiciones similares se encuentra la región oeste-suroeste de EE.UU. En ambos países, la inducción de lluvias a partir de la concentración-precipitación del vapor de agua disponible en la Tropósfera, derivarían en importantes e invaluables beneficios.

6.   De convenir, se emplearía el método de esparcir yoduro de plata u otro compuesto químico idóneo en las nubes para favorecer la intensidad de las lluvias en áreas terrestres definidas con antelación. Aunque la esencia de este proceso consista en reproducir la nubosidad derivada por acumular el caliente vapor de agua atmosférico y enfriarlo-condensarlo conforme a las acciones de la CE y la cavitación-implosión circular, los resultados por conseguirse serían alentadores por su compatibilidad con los procedimientos naturales.

Plasma-Water 2

Alcanzar los objetivos y las metas para producir lluvia abundante, con adecuada distribución espacial y duración suficiente para rehidratar sedientas tierras, recuperar los niveles freáticos de acuíferos con altos índices de sobre-extracción, recuperar los niveles de ríos y el almacenamiento de embalses naturales y lagos artificiales, simbolizan uno de los anhelos fundamentales para garantizar la posteridad y convivencia pacífica-productiva.

De ahí que el reto científico-tecnológico sea cómo utilizar una parte importante o suficiente-moderada de vapor de agua combinado con el aire atmosférico, de acuerdo a las necesidades y demandas del vital líquido en el ámbito mundial. De visualizarse así, la estimulación para la formación de nubes sería lo más apegado a lo natural, con la intención de asegurar la humedad idónea, a fin de que llueva sobre aquellas regiones donde prevalezcan climas secos-tórridos; pues por sus características fisiográficas y climáticas, la presencia de vapor de agua es insuficiente y, en consecuencia, la nubosidad es intermitente, situación que convierte a esa zonas en el objetivo principal.

Es decir, el propósito central radica en cómo optimizar las cualidades de la CE en las capas superiores de la Tropósfera para contar con el espesor suficiente de energía fría, lo cual permitirá incrementar el vapor de agua atmosférico encima de territorios áridos-secos. Dentro de esa finalidad, la incidencia y dirección de los vientos tienen la función de canalizar los flujos de vapor de agua hacia las zonas predestinadas de estimulación de lluvias.

Por supuesto este sui generis proceso debe circunscribirse en los conceptos y lineamientos de la cavitación circular e implosión concéntrica para simular y reproducir la generación de vórtices nubosos en las partes altas de la atmosfera, como la Naturaleza lo realiza sobre la superficie del mar o tierra durante la formación, expansión y desplazamiento de ciclones, anticiclones, tifones, tornados… sólo que a una escala considerablemente menor.

Así, las metas por establecerse, estarían en función para reacomodar y reacondicionar el espesor de la capa inferior envolvente de la CE; pues debido a la inclinación del eje terrestre las regiones desérticas y semidesérticas, tiene menor espesor al norte y sur de los trópicos hasta las proximidades de los círculos polares, debido a su clima cálido-templado y mayor densidad sobre tundras comprendidas entre los círculos polares y los polos terrestres…

En términos generales el espesor de la capa de CE, tanto subterránea como atmosférica, es exactamente igual, desde que originó el Universo y todo el contenido energético-material. No se pierde un solo fotón, frio o caliente.

De considerarse factible imitar la manera de accionar de la Naturaleza en la precipitación pluvial y reproducir este proceso en zonas con déficit de agua, se convertiría en una hazaña sin parangón en la disponibilidad de agua dulce mundial. Para hacer asequible tan importante objetivo, es necesario reflexionar en lo siguiente:

a)   De ningún modo se pretende crear y/o aumentar el volumen de agua fresca. El propósito es simular los procesos naturales para favorecer la formación de nubes sobre áreas áridas o en crisis. El volumen de agua, sea sólida, líquida, vapor o plasmática, es exactamente el mismo desde que existe el planeta Tierra.

b)   La esencia consiste en enfriar-condensar el abundante vapor de agua mezclado con el aire atmosférico para reproducir parte de los ciclos hidrológicos (formación de nubes y precipitación de nieve, granizo o lluvia) en regiones con escasez o severa contaminación del agua. La intención no se manipular lo natural; sino de reproducir-aplicar el ciclo hidrológico para contribuir a solucionar la demanda actual-futura del vital líquido.

c)   En la Tierra, desde su superficie hasta los estratos superiores de la Tropósfera se tiene vapor de agua. Los seres vivientes durante su existencia respiran aire-vapor de agua. Su concentración y cantidad varían según la radiación e incidencia solar… Después del aire, el gas más abundante es el vapor de agua. Su concentración varía del ecuador a los límites de los trópicos y en las cercanías de los polos.

d)   La forma de incrementar el espesor de CE sobre áreas desérticas y semidesérticas, sería mediante remolinos producidos por variaciones instantáneas de presión y temperatura atmosférica; fenómeno meteorológico, que al favorecer la cavitación-implosión circular, se traduciría en movimientos curvilíneos para desplazar y reacondicionar las frias temperaturas en la zonas altas de la Tropósfera.

e)   Conforme al análisis y dirección de los vientos dominantes, las masas atmosféricas se desplazarían hacia los bordes de los vórtices generados por la cavitación-implosión natural. Esto significa, se moverían por las fuerzas centrípetas-centrífugas de succión. Este fenómeno es análogo a la formación de ciclones, tornados… pero en sentido opuesto por la acción atrayente y reguladora de la CE.

f)   Si en un ciclón el centro de baja presión aspira-succiona grandes volúmenes de agua de los océanos, crece y se desplaza por la acción de la cavitación-implosión circular, en los estratos superiores de la Tropósfera los vórtices inducidos se invierten al quedar los centros de baja presión en los bordes atmosféricos y en su parte media-inferior se enfriarían, condensarían y formarían nubes.

g)   Este método inducido-artificial para generar lluvias o nevadas sobre territorios con restricciones de agua, o bien en regiones afectadas por prolongadas y recurrentes sequías, permitiría resolver previsibles conflictos políticos, económicos y sociales por el control de los recursos hidráulicos e inclusive se evitarían que importantes y representativos centros urbanos se abandonen y arruinen.

h)   En consecuencia, al garantizarse y disponerse de suficiente y abundante agua dulce-fresca en regiones del planeta desérticas, semidesérticas y en dificultades por insuficiencia del vital líquido, se reiniciarían un moderno periodo de desarrollo y posteridad internacional. En este contexto de renovación y armonía se encuentran las zonas metropolitanas del Valle de México y diversas ciudades y poblaciones de California-sur, donde la sobre-extracción de agua freática y las recurrentes sequías comprometen su habitabilidad y destino.

Plasma-Water 1a

Aquí es conveniente precisar y reiterar que la CE es la energía suprema universal. Una contundente referencia de su presencia y control es en la parte superior de la corteza y en las zonas inferiores de la atmosfera terrestre, lo cual impide que el agua líquida se evapore-escape al espacio infinito. Esta situación-contingencia de pérdida completa de agua ya aconteció (o bien continúa sucediendo) en el Sistema Solar, donde en el planeta Marte, que en antiguas épocas geológicas contaba con suficiente agua líquida en sus mares -pero debido a persistentes alteraciones atmosféricas derivadas por la disipación de las capas de la CE- casi toda el agua líquida ya se evaporó.

Este ancestral hecho cósmico, permite inferir que en Marte existieron condiciones -aunque no tan favorables como en la Tierra- para eventuales manifestaciones de vida y, en la actualidad, únicamente quedan vestigios de agua congelada en sus polos y tal vez en profundos acuíferos. En otros planetas y satélites allende del Cinturón de Asteroides, la CE se manifiesta en astros cubiertos por gruesas capas de hielo o vapor de agua súper-frio: Luna Europa, Urano, Neptuno… lo cual reafirma la función preponderante de la energía fría y obscura, tanto en el infinito espacio como en todo astro y objeto cósmico.

De. ahí que el proceso sui generis que representa la inducción generalizada de lluvias, de acuerdo a los principios de la CE y la cavitación espiral e implosión concéntrica, se traduce como uno de los desafíos básicos para el Hombre. Con una ampliada y renovada ciencia y tecnología dirigida a entender la plena función de las energías-fuerzas que rigen el Universo, donde la coordinación y conjunción de la energía fría-obscura personificada por la CE y la energía brillante-candente simbolizada por la TE, son la esencia de fenómenos físico-químico-naturales.

Hoy, con todos los avances científicos traducido en innovadores y versátiles equipos, sistemas de comunicación e impresionantes construcciones, el objetivo central y la meta más trascendente para la Humanidades es asegurar suficiente agua, energía y alimentos. Sólo que del agua dulce, en especial en estado líquido, depende todo lo existente en la Tierra. De modo que el planteamiento de inducción de lluvias, al sustentarse en las cualidades de la CE y la cavitación astronómica-natural, además de concentrar, enfriar, condensar y precipitar el vapor de agua atmosférico y generar vórtices similares a los ciclones -pero girando en contrasentido-, permitirá aprovechar el estratégico vapor de agua; que debido al ciclo hidrológico, siempre estará disponible bajo cualquier contingencia.

Así como la cavitación circular e implosión concéntrica tendrían una función clave y fundamental en encapsular futuras naves espaciales para viajar a velocidades cercanas, iguales o inclusive mayores de la velocidad de la luz, lo cual permitiría al Homo Sapiens desplazarse por el Universo para conocer otros sistemas interestelares y eventualmente colonizar planetas y/o satélites parecidos s la Tierra; o bien, aprovechar este primordial y versátil fenómeno físico para aumentar la velocidad de giro de los álabes de potentes grupos turbogeneradores submarinos y, por consiguiente, obtener altos y constantes flujos de electricidad en grandes ríos y estrechos marinos, aunado a desarrollar motores de implosión, en lugar de los convencionales motores de explosión interna, hacen que la cavitación-implosión curvilínea terrestre adquiera una función sobresaliente para estimular intensas lluvias.

De ninguna manera la propuesta-recomendación de emplear el valioso y estratégico vapor de agua atmosférico para precipitarlo sobre regiones desérticas, semidesérticas o afectadas por prolongadas sequías, las cuales por el crecimiento poblacional-urbano-industrial-agropecuario demanden cada vez mayores volúmenes de agua dulce, significa una quimera o meta irrealizable. La magna cantidad de vapor de agua entremezclado e interactuando con el aire, sin duda representa un esencial tesoro natural para solventar crecientes necesidades en la Tierra.

Tornado 1a

En compatibilidad de cómo la Naturaleza acciona los ciclos hidrológicos criogénico y térmico, el procedimiento para desplazar las masas atmosféricas (aire y vapor de agua) a zonas con altos requerimientos de lluvias, sería conforme a los principios y efectos de la cavitación espiral-circular, utilizándose sus movimientos atmosféricos curvilíneos y mediante la implosión generar vórtices concéntricos, lo cual facilitaría la concentración, enfriamiento, condensación y precipitación del abundante y valioso vapor de agua presente en la atmosfera.

Explícitamente la inducción de lluvia ocasionada por Hombre y sustentada en métodos hidrometeorológicos, permitirá reproducir en zonas específicas terrestres la forma natural para mantiene en movimiento continuo toda el agua de la Hidrosfera, solamente que a escala menor y dirigida a regiones con carencia del vital recurso. Si en la actualidad se recurre a esparcir en formaciones nubosas yoduro de plata para estimular lluvia, con renovados y ampliados conceptos científicos-tecnológicos se podrán aumentar sustancialmente las precipitaciones en donde más se requiera agua… Es importante reiterar que este planteamiento no es únicamente una teoría o propuesta. La intención central es aprovechar en su plena expresión y dimensión los fenómenos y fundamentos físicos-naturales.

Reflexionar en los alcances y funciones de la CE dentro de los distintos cambios, ajustes y perfecciones cósmicas, permite visualizar los movimientos curvilíneos de los vientos en la Tropósfera; de tal modo, que según el modelo general de desplazamientos atmosféricos, el aire-vapor de agua se canalizará a zonas áridas o alteradas por prolongadas sequía, según sea la información climática, en especial lo concerniente a la presión y temperatura. Esta redirección de las masas aérea-hídrica, será posible aplicando los principios de cavitación circular a fin de generar remolinos que girarían en sentido opuesto a los ciclones. Significa, el proceso es similar al surgimiento de huracanes, tornados… sobre la superficie del mar o de la tierra, sólo que en las capas superiores de la atmósfera.

De lograrse resultados favorables y perfeccionar los métodos de estimulación de lluvias, en concordancia con los planes y programas por implementar en territorios o regiones que lo requieran, las crecientes insuficiencias, crisis y conflictos por los usos y control del agua, serán los cimientos para reiniciar una renovada era de convivencia y desarrollo en otrora zonas predestinadas a la ruina y el abandono. Ante dicho panorama, la formación de nubes-inducción de precipitaciones, facilitaran al Hombre instaurar un moderno modelo-método de progreso basado en satisfacer cabalmente sus demandas de agua para asegurar su trascendencia y redefinir su proyección universal.

Las masas atmosféricas, integradas básicamente por aire y vapor de agua, ofrecen la oportunidad de ampliar los conceptos prevalecientes de la meteorología, como consecuencia de reorientar los actuales criterios, normas y lineamientos climáticos. Al aprovecharse este proceso en conjunción con las ventajas de la energía fría-obscura, así como las funciones físicas y naturales de la cavitación circular e implosión concéntrica, los objetivos y metas por conseguir serán sumamente alentadores, lo cual se traducirá en una auténtica era de disponibilidad de agua dulce-fresca, proveniente de lluvias mejor distribuidas, de intensidad adecuada y bien definida localización…

Tornado 2a

Como referencia, cuando el clima es frio, las masas atmosféricas (aire, neblina, humedad) se ubican generalmente en las partes bajas de la Tropósfera; en oposición, en ambientes calientes el vapor de agua permanece en las partes altas. Así, en los seres vivos -Homo Sapiens, fauna y flora terrestre- por la respiración-exhalación, el vapor de agua en ambientes fríos se condensa en gas blanquecino y en climas cálidos en evaporación y transpiración.

Reflexionar que los procesos de simulación-estimulación de lluvias CrioEnergía-Cavitación Circular-Implosión Concéntrica (CE-CC-IC), además de imitar los ciclos hidrológicos en su forma más simple y natural para obtener lluvias y nevadas planificadas, programadas e intensas en zonas desérticas y semidesérticas y/o en áreas afectadas por sequías y en crisis por falta de agua, harán que estos anhelos-desafíos transformen lo angustiante, conflictivo e imprevisible por una renovada era de bienestar, progreso y colaboración en varias regiones de la Tierra.Tierra 4a3

Manuel Frias Alcaraz

Proyecto de País México Tercer Milenio

manuel.frias@mexicotm.com

México, D.F. Abril de 2015

© Documentos, planos, programas y figuras de México Tercer Milenio (nacionales e internacionales) están registrados y protegidos ante Derecho de Autor.


Acerca de este Artículo