Estrella Solar. Origen y Funcionamiento

Origen de las Estrellas. Binomios Temperatura-Presión y Cavitación Circular-Implosión Concéntrica. Vórtice Cósmico de Nebulosas surgidas del Profundo, Obscuro y Super-Frio Universo. Fenómeno Similar a los Ciclones, Huracanes, Tifones, Monzones, Tornados Terrestres, sólo que los Vórtices Cósmicos son parecidos a las Tormentas Invernales de Baja Temperatura y Alta Presión.

 

En coordinación, compatibilidad e interdependencia con lo universal, se reafirma que la Crio-Energía (CE http://blog.friasgroup.com/crioenergia-energia-fuerza-suprema-universal/) en cualquier ámbito cósmico y natural, sin influir ni supeditarse a dimensiones, volúmenes, densidades y masas de los elementos, substancias, compuestos y funciones de los cuerpos, astros y objetos energéticos-espaciales es la energía suprema. La Termo-Energía (TE http://blog.friasgroup.com/crioenergia-ce-y-termoenergia-criodinamica-yo-termodinamica/) simboliza su conversión y exposición a energía calorífica y brillante, manifestándose íntegramente en las estrellas.

En consecuencia, la Criodinámica representa la energía potencial del firmamento, concentrada, acumulada y almacenada en el ilimitado vacío espacial, así como en atmosferas, cortezas de planetas y satélites rocosos, en astros gaseosos, envolviendo a estrellas y planetas. La Termodinámica simboliza la energía cinética que acciona movimientos, cambios astronómicos, moleculares, nucleares y en oquedades de agua congelada y plasmática…

Implica la Criodinámica es el poder omnímodo, la potencia inacabable y la fuerza espacial  de todo lo tangible e intangible; la Termodinámica es el movimiento universal derivado de las fluctuaciones temperatura-presión.

De visualizarse y entenderse así, comenzaría una moderna era de investigación científica-tecnológica cimentada en la CE, concepto energético que rige, regula, armoniza y controla el Universo, ocupa el 70% del vasto vacío intergaláctico, interestelar e interplanetario de las múltiples formaciones astrales del obscuro océano cósmico. Estas condiciones son indispensables para la vida terrestre en planetas y satélites que dispongan características análogas a la Tierra. De tal forma que la CE manifestada en la Criodinámica y la TE expresada en la Termodinámica, permitirían dilucidar e imaginar cómo funcionan las estrellas-soles del inconmensurable cosmos.

Con renovada visión y mentalidad se podrán conjuntar y complementar los fundamentos de la Termodinámica con los objetivos y funciones de la propuesta e innovadora Criodinámica, propósito que facilitaría encontrar mejores alternativas de solución para disponer con nuevas, limpias, eficientes e interminables fuentes de energía y determinar correctamente el nacimiento y trascendencia del contenido universal, en especial el origen de las estrellas -con su interminable proceso térmico de luz, calor e irradiación- y sus sistemas planetarios asociados. Al relacionarse ambos postulados, fundamentos e investigaciones crio-termodinámicos se conseguirán grandes y progresivos avances científicos. La intención, que su interrelación y complementación conduzcan a la humanidad a explorar y eventualmente colonizar otros mundos con condiciones físico-naturales y de hábitat apropiados.

Desde luego tan congruente anhelo requiere trascender las fronteras terrestres para emprender una odisea que sería el logro más importante del Hombre, desde su evolución del Australopitecos para proyectarse como el Homo Universus… Por supuesto este periplo espacial no concluiría. Con la finalidad de alcanzar este anhelo-objetivo se necesitan interrelacionar metas de investigación y desarrollo de diferentes instituciones y organismos mundiales; que en la actualidad se dedican a estudiar sólo conceptos relacionados con la Termodinámica y teorías asociadas a los conceptos de la TE como Cuántica, Relatividad, Big Bang… para lo cual se destinan ingentes recursos económicos-financieros y trabajan científicos y técnicos altamente calificados.

Además se disponen laboratorio e instalaciones equipados con instrumentos tecnológicos de vanguardia, destacando los centros con Ciclotrones para convalidar lo indemostrable: El Big Bang y La Teoría de la Relatividad, así como tratar de imitar y reproducir la fusión estelar: ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor)…

De ahí que la propuesta y recomendación sería impulsar significativamente los estudios, análisis e investigaciones de la CE para conseguir y difundir su desarrollo pleno. De ser así, los fundamentos de la Criodinámica serían:

1.   Al tener como principio básico la CE, sus funciones, características, propósitos y criterios se rigen y supeditan de acuerdo a la energía fría y obscura. Es decir, la Criodinámica es preeminente a la Termodinámica. Las estrellas, al estar separadas -con sus respectivos sistemas planetarios-, envueltas y equidistantes por la acción y funciones de la CE -fenómeno criogénico que impide la pérdida o dispersión de energía térmica y regula la radiación, emisión de luz, calor y manifestaciones termonucleares de fusión dentro de un ciclo energético cerrado-, garantiza desde el surgimiento y evolución hasta el reciclamiento, su permanente incandescencia.

2.   Por definición, la Criodinámica significa acumulación, concentración y almacenamiento de energía, poder y fuerza por ejercerse en cualquier ámbito, condición y circunstancia crio-térmica. Simboliza lo opuesto a la Termodinámica; pues en lugar de diseminar el potencial y trabajo energético con movimientos en todas direcciones (energía cinética), conjunta su poder como fuerza potencial de elevada eficiencia y producción. Si las estrellas nacen como gigantescas esferas ardientes, con su núcleo interior a una temperatura muy elevada en comparación con las capas subsecuentes, se infiere que el eterno e invariable ciclo energético del Hidrógeno transformándose en Helio se debe y efectúa por las oscilaciones bien sincronizadas del binomio presión-temperatura, el cual se traduce como implosiones termonucleares y movimientos circulatorios.

3.   Al circunscribirse en medios espaciales súper-fríos (tal vez inferiores al cero absoluto 0° K), sus áreas intermoleculares contienen partículas, fotones y cuantos de calor, traducidos en ilimitada energía potencial, que ante las interminables pero bien definidas variaciones del binomio presión-temperatura se generan cavitaciones circulares e infinidad esferas de Hidrógeno, las cuales por la implosión liberan ingente energía calorífica, traducida como destellos, rayos, radiación y calor. Este fenómeno cósmico de altas temperaturas y bajas presiones es la esencia del vasto poder calorífico-energético de las estrellas y de los movimientos, trayectos, giros y desplazamientos astronómicos y moleculares, tanto de los astros brillantes como opacos.

4.   La temperatura mínima registrada en el continente más frio y desértico, la Antártida, es de -90° C (180° K), lo cual permite tener idea de las ventajas de la CE (la temperatura máxima candente es del orden de +60° C). Es decir, el Cero Absoluto (-273.16° C o 0° K) nunca se presenta ni se alcanza en la Tierra, ya sea de forma natural o inducción artificial en laboratorios de investigación. Frente a estas restricciones, es probable que temperaturas demasiado bajas sean considerablemente menores en el espacio, hecho que contra-decidiría y evidenciaría el Cero Absoluto Teórico. En contraste, las estrellas-soles se caracterizan por elevadas temperaturas en su núcleo y superficie, así como la radiación (luz y calor) externa, la cual se manifiesta y percibe en sus planetas y satélites más alejados; pero el espacio interplanetario es ocupado por la CE.

5.   La Criodinámica adquiere un sitio trascendente como fuente inagotable de energía de control y regulación astronómica. Esta perspectiva reafirma la conveniencia de estudiar científica y profesionalmente los alcances y las múltiples aplicaciones de la CE para fortalecer y expandir los avances tecnológicos, lo cual permitiría al Hombre traspasar las fronteras terrestres. Con visión y decisión se concretaría tan anhelado objetivo. Esto constata que la ignición estelar se originó de las densas y súper-frías nebulosas que emanaban de lo más profundo del océano cósmico. Conforme se alejaba esta neblina espacial y aumentaba la temperatura y disminuía la presión interna (lo contrario a los ciclos hidrológicos terrestres), se generaban vórtices en el espacio sobre-saturados de esferas de Hidrógeno (nacimiento de las galaxias), que debido a la implosión de estas burbujas se liberaba energía térmica (cinética y calorífica); comenzando así, el surgimiento de estrellas.

6.   De compaginarse esfuerzos, voluntades y metas en la comunidad científica, sin duda la CE y la Criodinámica paulatinamente tendrían preponderancia sobre la TE y la Termodinámica, que en la actualidad rigen y definen las políticas de investigación mundial. De ninguna manera se trata de imponer los conceptos y objetivos de la energía fría-obscura ni que predomine en todo estudio y demostración técnica. Las condiciones universales de su conformación, presencia omnímoda e integral, la convierten en la suprema energía-fuerza cósmica. Estas consideraciones permiten sustentar e imaginar que cualquier surgimiento de estrellas-soles, procede de las inalterables y permanentes interrelaciones e interdependencias de las energías supremas CE y TE, lo cual se traduce como un infinito equilibrio criogénico-térmico, de obscuridad y brillantez simultáneo.

7.   Si la esencia de las leyes y los postulados térmicos se sustentan en la luz y el calor de las estrellas-soles, fenómeno espacial que dispersa lo energético-material y, por tanto, la eficiencia de las transformaciones y aplicaciones de la energía térmica disminuyen y se esparcen; la Criodinámica acciona exactamente en sentido opuesto. Implica, mientras más concentrado sea el frío ámbito natural-espacial, la eficiencia de los procesos criogénicos se optimizan. De forma tal que la ignición, radiación y desplazamiento galáctico-estelar, es la representación plena de la TE; sólo que supeditada a las funciones de la Criodinámica.

8.   El significado y planteamiento exclusivo de la Criodinámica y su facultad fundamental en las variaciones ininterrumpidas y coordinadas del binomio temperatura-presión, derivadas de los movimientos horizontales y verticales astrales, naturales y atómicos simbolizan la moderna y auténtica directriz de desarrollo humano… La energía potencial criogénica en plena coordinación con la energía cinética térmica, aprovechadas con imaginación, ingenio y audacia, serán las fuentes energéticas para guiar al Hombre a estratos superiores. De manera similar, es cómo las estrellas presentan incandescencia interminable por la continua interrelación de las elevadas temperaturas interiores, en su entrono y oscilaciones de sub-presiones, ambas variables crio-térmicas traducidas en cavitación circular e implosión concéntrica. Este prodigio cósmico es convertido en ignición interminable y debe ser reproducido en la Tierra para desplazar y/o eliminar los combustibles fósiles.

9.   La Criodinámica no es una opción energética; es la esencia misma y la manifestación completa de la CE. Es de preverse que sus usos serán infinitos, como lo es su poder integral en el vasto vacío interestelar e interatómico -sin interesar la proporción y dimensión de los cuerpos cósmicos y naturales-. Con su fuerza integral, densa y uniforme en el Universo genera los movimientos, orbitas y giros estelares-planetarios y, en la Naturaleza, los ciclos hidrológicos criogénicos (tormentas invernales) y térmicos (perturbaciones tropicales). Su control en el ámbito estelar-solar, además de facilitar y atenuar la trascendencia de la luz y calor que reciben sus sistemas planetarios y satelitales, evita la pérdida de fotones y partículas térmicas. La Criodinámica es la esencia de la ignición y perduración de las estrellas-soles del infinito firmamento.

10.  Las leyes, normas y lineamientos físicos-químicos que gobiernan a la exclusiva Criodinámica son similares a la Termodinámica, sólo que en circunstancias y condiciones inversas pero equivalentes y compatibles en conceptos-términos energéticos-materiales: Conservación de la Energía; Absorción-Transferencia de Energía, Brillantez-Obscuridad y Equilibrio Energético; pues el Cero Absoluto, sería -tal vez- muy inferior al teórico terrestre, lo cual torna al inmenso vacío interestelar en un océano-desierto frío e inerte pero fundamental para el destino y la transformación cósmica. Así, el espacio con su sus galaxias, constelaciones y sistemas solares planetarios, simbolizan la conjunción ideal de la Criodinámica y la Termodinámica.

11.  En el supuesto de que todo lo conocido y desconocido en el Universo y la Naturaleza permaneciese en calma, tranquilo, inmóvil, sin vaivenes del binomio presión-temperatura, situación aparentemente ideal, no existiría el Universo ni la vida terrestre, pues la ausencia de movimientos verticales y horizontales colapsarían los sistemas estelares y atómicos: galaxias, constelaciones, estrellas-soles, planetas-satélites… no girarían, no habría día-noche, tampoco se activarían los ciclos energéticos-materiales ni los ciclos hidrológicos térmico y criogénico. Las corrientes marinas-fluviales y los vientos solares-terrestres no existirían… Sólo en el firmamento existiría total obscuridad, sin destellos, luz, calor ni desplazamientos galácticos y astrales, pues todo lo que se detiene, es inerte, se colapsa. De ahí que la interacción de la Criodinámica y Termodinámica, representada por el vital y fundamental binomio temperatura-presión sea completamente imprescindible.

12.  La plena e inalterable interrelación e interdependencia del contenido visible e invisible universal, hace que cualquier elemento, substancia, partícula fría o caliente, objeto regular o irregular de magnitud descomunal o microscópica, de presentar alteraciones o modificaciones afecte el funcionamiento de lo cósmico y lo natural…. Entonces el binomio presión-temperatura -considerándose el volumen espacial constante- debe estar siempre en variación y sincronización para inducir y/o provocar los movimientos, órbitas espaciales y conservar la permanente combustión estelar, donde el ciclo Hidrógeno-Helio es interminable e invariable.

13.  De entenderse y aceptarse esta perspectiva (el fenómeno físico-natural en las estrellas es implosión no explosión), las diferencias de temperaturas criogénicas y térmicas generan intervalos de presión convertidos en gigantescas o imperceptibles cavitación circular e implosión concéntrica, que al ser reguladas por las capas y cubiertas criogénicas presentes en el vacío interestelar e intermolecular, se manifiestan en correctos y bien definidos movimientos y desplazamientos, excepto entre la litósfera y la atmósfera terrestre y en planetas parecidos a la Tierra, ya que los vientos y el vapor de agua se desplazan según los intervalos regionales de temperatura. Por lo que el binomio presión-temperatura es de vital importancia y trascendencia espacial para comprender que la actividad de las estrellas-soles se debe a la cavitación circular e implosión concéntrica

El desafío implícito para definir, configurar, impulsar y aplicar masivamente la CE en cualquier actividad, función y desarrollo humano a través de la Criodinámica, será superado por la alta creatividad científica-tecnológica que se derivará de las múltiples facultades y aplicaciones asociadas a la energía fría-obscura. Desde luego que la TE con sus diversos aprovechamientos, usos e interacciones mediante la Termodinámica, continuará con su función predominante hasta que gradualmente la Criodinámica adquiera el sitio preeminente que le corresponde.

En este contexto, reproducir cómo las estrellas-soles surgen, funcionan y se reciclan, permitiría disponer con calor y luz interminable en la Tierra y, también, en planetas y satélites que a futuro podrían ser colonizados por el Hombre. De conseguirse este objetivo humano-espacial, la dependencia y el consumo de combustibles fósiles -petróleo y sus derivados, gas, carbón, arenas bituminosas-, uranio se reduciría hasta eliminarse, pues se dispondría con una fuente lumínica-calorífica inacabable. Para su consecución es necesario ponderar y evaluar lo siguiente:

a)   Las estrellas son el resultado del incremento de temperatura a partir de las nebulosas que surgían de lo más profundo, obscuro y súper-frío del firmamento. No como sostiene la Teoría del Big Bang, que el Universo y su contenido son producto de un descomunal e instantáneo estallido… La realidad es exactamente lo opuesto.

b)   Al considerar que el elemento primigenio cósmico es el Hidrógeno, la ignición estelar comenzó del supremo y bien sincronizado binomio presión-temperatura, encendiéndose la infinidad de burbujas de Hidrógeno por la sub-presión y el consecuente fenómeno de implosión, prodigio que inició la cavitación y los giros circulares.

c)   Significa, la actividad de cualquier estrella-sol tiene su origen incandescente por la estrecha e indivisible relación de la Criodinámica y la Termodinámica, pero sin ningún estallido y/o dispersión de energía-materia. Su interminable combustión consiste en los bien sincronizados binomios presión-temperatura e implosión-cavitación, que se expresan a cientos de miles o millones de kilómetros como brillantes, luz y calor.

ch)   Implica, el funcionamiento, trascendencia y reciclamiento de cualquier clase, modalidad y conformación estelar se sustenta en la Implosión Concéntrica y No en la Explosión-Dispersión (Big Bang). Los movimientos horizontales de rotación, traslación, precesión y vertical se deben a la Cavitación Circular, accionada por las diferencias de la presión y temperatura astronómica. De manera que los iniciales encendidos en los núcleos soles-estrellas, fueron en esencia las repentinas variaciones de las presiones internas y externas.

d)   De admitirse y visualizarse este planteamiento alterno de cómo surgió el Universo y su vasto contenido astral -en particular el origen y funcionamiento de las galaxias, constelaciones y sistemas estelares- empezaría una nueva y alentadora era de desarrollo científico y progreso tecnológico, a fin de conducir al Hombre hacia la disposición de nuevas fuentes energéticas térmicas, objetivo que se convertiría en eje de todo uso energético.

e)   Así como el agua líquida dentro de un recipiente al calentarse y empezar a hervir, la alta temperatura y las bajas presiones en el fondo originan esferas de vapor de agua, que al ascender explotan por la equidad con la presión atmosférica y la reducción gradual de la temperatura, similar fenómeno térmico acontece en el profundo núcleo de las estrellas, donde las burbujas de Hidrógeno ascienden a la superficie y estallan por las altas oscilaciones térmicas, convirtiéndose en Helio para reiniciarse así el continuo y cerrado ciclo energético.

f)   La interrelación crio-térmica en los ciclos hidrológicos terrestres con los ciclos astronómicos estelares (sólo que en contrasentido), permite deducir que los fenómenos de implosión-cavitación son la esencia del fuego eterno de la infinidad de soles y de los movimientos cósmicos (galácticos y planetarios). En la Tierra y planetas análogos la conservación, reciclamiento y desplazamiento de las inestabilidades hidrometeorológicas de baja presión (ciclones, huracanes, tifones, monzones, tornados) y alta presión (tormentas invernales) son equiparables, reafirmándose que el Universo y la Naturaleza tiene el mismo origen e interdependencia.

g)   Sin duda, la posibilidad de reproducir en su máxima expresión el funcionamiento estelar en las actividades terrestres se traduciría en grandes avances científicos, técnicos y bienestar para la humanidad. Al ahorrarse e inclusive ya no ser necesario los hidrocarburos, se daría una respuesta y solución mundial a diversas alteraciones medioambientales que supuestamente se ocasiona por excesivo consumo de combustibles fósiles.

Ante esta moderna y prometedora perspectiva de desarrollo multinacional, sustentado en la correlación de las energías supremas CE-Criodinámica y TE-Termodinámica, coordinadas con los binomios que rigen los cambios y las transformaciones energéticas-materiales en el Universo y la Naturaleza: implosión-cavitación y temperatura-presión, se abre un amplio y fructífero horizonte de prosperidad y fortalecimiento de las relaciones y convivencia internacional. De ninguna manera son quimeras o metas inalcanzables esta innovadora era de progreso. Las circunstancias futuras prevén crisis energéticas por la disminución y eventual escasez de hidrocarburos, uranio… que hoy se emplean intensamente en la generación de electricidad, del transporte y casi en cualquier actividad.

De ahí que las expectativas favorables que ofrece y se conseguirán de los estudios, análisis e investigaciones de las acciones y funciones conjuntas de la Criodinámica y Termodinámica, permitirán iniciar una moderna época de aprovechamiento y conversión de las riquezas naturales de manera óptima y eficiente, en especial de los recursos energéticos. Esta directriz, facilitará desplazar los tradicionales combustibles térmicos y sus derivados (carbón mineral, arenas bituminosas, gas de esquistos, uranio, hidrocarburos) aunado a disminuir hasta eliminar las alteraciones medioambientales y los conflictos político-sociales por el control, comercialización y distribución de los recursos no-renovables. Este propósito se logrará por el conveniente uso y aplicación de la CE mediante la coordinación de la cavitación circular e implosión concéntrica, accionadas por el binomio presión-temperatura.

Aquí es importante precisar, que quizás por la magnitud, dimensiones y distancias que separan a cada estrella-sol para establecer y conservar un equilibrio perfecto e invariable, las esferas de Hidrógeno surgidas de estos cuerpos espaciales, son de tal tamaño y densidad, que algunas o varias burbujas no implosionan y se alejan de su estrella-origen. Al enfriarse gradualmente estas esferas se solidifican y se agrupan en planetas y satélites, los cuales forman los sistemas solares, girando, acomodándose y desplazándose alrededor de su nuevo sol-estrella.

Es decir, al surgir la infinidad de esferas-estrellas desde el profundo y súper-frio océano universal, las distancias entre los objetos brillantes y opacos de la bóveda celeste son inconmensurables (años-luz) para evitar colisiones e interferencias de los campos gravitacionales y electromagnéticos. Aquellas estrellas que contienen y controlan sistemas planetarios -como nuestro propio sistema solar- se forman con planetas y satélites sólidos-rocosos y gaseosos muy fríos, que no lograron solidificarse debido a la lejanía de su fuente estelar. Dichos astros tienen movimientos circulares, tanto horizontales como verticales entorno al Sol, con núcleo esférico interno y magma a alta temperatura en las capas subsecuentes y bajas presiones en su interior, condiciones imprescindibles para la producción de burbujas de roca líquida que se comprimen e implosionan al ascender a la superficie.

De aceptarse el concepto-axioma de que el Universo se creó y evolucionó a partir de la CE con la subsiguiente y estrecha interacción de la Criodinámica y la TE-Termodinámica -No de los supuestos de la Teoría del Big Bang- permitirá que todo lo concerniente al Espacio y la Naturaleza se simplifique y comprenda en forma integral. De visualizarse así, empezaría una renovada era mundial de progreso y bienestar compartido, donde las diferencias, conflictos y  controversias político-económicas por la disposición, acaparamiento, control y comercialización de los recursos energéticos -hidrocarburos, carbón, uranio- quedarían prácticamente suprimidos, como consecuencia de reproducir y disponer en la Tierra el ciclo cerrado de la luz y el calor estelar en forma simple y perdurable.

Al acceder en su más amplio significado y expresión, la continua combustión asegurará indefinidamente el circulo Hidrógeno-Helio-Hidrógeno en procesos óptimos de conservación y transformación de la energía térmica. Además se infiere que No existirán residuos de ningún tipo, estructura y volumen ni problemas de contaminación ecológicas-ambientales; situación que fortalecerá las relaciones, coordinación y colaboración entre las distintas sociedades y naciones. Mediante esta moderna participación, quedarán ensanchadas las expectativas de desarrollo.

Desde luego, la finalidad es proyectar y crear las condiciones idóneas para habitar, convivir y sobrevivir en un mundo mejor, en cabal armonía con lo natural y disponer con los recursos básicos y medios fundamentales para asegurar la posteridad del Hombre, al determinar en su expresión más simple y práctica la forma de progreso compartido entre los diversos países, sociedades e instituciones internacionales. Al disponerse con suficientes recursos energéticos obtenidos de la correlación y conversión de la energía fría-obscura-candente (a través de sus manifestaciones crio-térmicas) se podrá acceder a estratos superiores de bienestar y desarrollo humano-material.

Imaginar los vórtices envolventes e imperceptibles crio-dinámicos en astros brillantes y opacos producidos por los intervalos oscilatorios del binomio presión-temperatura, con sus funciones de regulación, control y sincronización de los movimientos de rotación, traslación, precesión y verticales, permiten visualizar en su entera dimensión el poder energético de la cavitación-implosión, fenómeno físico-espacial-natural que origina, tanto la evolución cósmica como la vida terrestre. Este portento integral y subsecuente resulta vital para decidir e instituir la existencia futura. Frente a ese horizonte es conveniente definir y precisar leyes, criterios y nomas Crio-Térmicas:

La supremacía de la CE en el Universo y en la Naturaleza puede estatuirse como la existencia misma espacial y humana. La relación, interdependencia y armonía prevaleciente y constante entre la Criodinámica y la Termodinámica, hace que el contenido de la inconmensurable esfera cósmica, desde los cúmulos galácticos hasta las invisibles partículas, fotones y cuantos atómicos y sub-atómicos, estén siempre en movimiento -generalmente circular- alrededor de su núcleo, el cual también se encuentra en rotación y desplazamiento. Todo motivado por la perfecta coordinación y conjunción de las energías y fuerzas térmicas y criogénicas en su correcta dimensión.

Imaginar el surgimiento, desarrollo, diversificación, trascendencia y perfeccionamiento del vasto y sui generis Universo, representado en la Tierra por su asombrosa y vital Naturaleza -creada a partir de subsecuentes cambios y transformaciones energéticos-materiales-, que al aumentar la temperatura (lo opuesto a los ciclos hidrológicos térmico y criogénico terrestre) se inicio una precipitación continua de esferas de diferentes tamaños, las cuales al agruparse formaron las galaxias con sus respectivas constelaciones y sistemas solares-planetarios. Dentro de esta irrepetible conversión cósmica, los cometas (roca-hielo), asteroides y meteoritos son remanentes que quedaron dispersos en la bóveda celeste, con desplazamientos circulares (como el cinturón de asteroides entre los planetas Marte-rocoso y Júpiter-gaseoso) y elípticos (movimiento característico de los cometas); son residuos astrales, que tal vez en un futuro cósmico-geológico se junten para formar nuevos planetas o bien se desintegren.

De acuerdo a tan alentadora e innovadora perspectiva astronómica, la humanidad, al reproducir cómo las estrellas-soles nacen, funcionan, trascienden y se mantienen en constante combustión (de Hidrógeno a Helio y de Helio a Hidrógeno), alcanzará estratos superiores de desarrollo científico y progreso tecnológico; lo cual, además de facilitar el acceso y colonización de planetas y satélites parecidos a la Tierra, eliminará las alteraciones climáticas-ambientales, que hoy aumentan constantemente y se complican por el excesivo consumo de combustibles fósiles.

Al visualizar los beneficios energéticos por reproducir la actividad solar, sin duda empezaría una renovada y compartida era espacial, de prosperidad compartida entre naciones y sociedades integrantes del Planeta Tierra La coordinación de los binomios temperatura-presión e implosión-cavitación materializará tan encomiable aspiración

Manuel Frias Alcaraz

* Autor del Proyecto de País México Tercer Milenio

www.blog.friasgroup.com

manuel.frias@mexicotm.com

México, D.F. Febrero de 2016 (Ampliado a Octubre de 2017)

© Documentos, planos, programas y figuras de México Tercer Milenio (nacionales e internacionales) están registrados y protegidos ante Derecho de Autor.


Acerca

Categorias